Imagen de previsualización de YouTube

 

El miércoles 23 de noviembre un grupo de unos 40 anti-autoritarios, gritando lemas entraron en la sala de la Universidad de Tesalia en Volos y arrojaron pintura al presidente de la empresa petrolera griega Petróleo Griego, quien iba a ser el orador en una charla organizada por esta Universidad. Sigue el texto con el cual este grupo asumió la responsabilidad de la acción.

Saboteando la fiesta de la patronal y de la Universidad de Tesalia S.A. (asunción de responsabilidad del ataque realizado durante la charla del presidente de Petróleo Griego)

El miércoles 23 de noviembre, a las 19:00h, estaba programada la charla del presidente de (la compañía petrolera griega) Petróleo Griego (Elpe), S. Tsotsorós, en una sala de la Universidad de Tesalia, en la ciudad de Volos. Esta charla tuvo lugar en el marco de una asignatura de posgrado del rector G. Petrakos, con la participación del profesor G. Stampulís. Una iniciativa de compañeros y compañeras decidimos intervenir, entrando en la sala gritando lemas y arrojando pintura contra el orador y los organizadores del evento, por motivos que serán explicados detalladamente más abajo. Durante nuestra intervención, G Stampulís trató de jugar el papel del héroe indignado, y fue tratado de la manera adecuada.

To know your enemy

S. Tsotsorós tiene un currículum muy rico: Ex ejecutivo de la Compañía de Electricidad Pública, ex asesor de varios ministros (de Energía, de Economía Nacional) y alcaldes, director del canal televisivo Sky y posteriormente fundador del canal televisivo Alpha, director ejecutivo de la compañía petrolífera griega EKO y de la empresa Combustible Griego, y presidente de la compañía semi-estatal Petróleo Griego, cuyo dueño es Latsis. Era presidente de Petróleo Griego cuando ocurrió el “accidente” que costó la vida a cuatro obreros, uno de los muchos “accidentes” ocurridos en aras del desarrollo capitalista. Desde 1993 es profesor en la Universidad de Ciencias Sociales y Políticas de Atenas, teorizando su carrera sucia y vendiéndola como un producto académico. Es un ejemplo de un viejo success story (historia de éxito) del Pasok (y actualmente de Syriza).

Hablando de Syriza, se nos ocurre su miembro G. Stampulís, quien desde la cátedra de la Universidad de Estudios Económicos elogia las cooperativas y la “auto-gestión”, luego vende un meta-marxismo de segunda categoría, mientras que en realidad promociona unos modelos de explotación laboral pioneros y flexibles. Ha entendido muy bien qué es el capitalismo moderno, y no pierde ni un minuto en defender los intereses de los patrones. Ha ostentado varios puestos en el sector de la autoridad local y en la empresa que tiene a su cargo la explotación de la fortuna de la Universidad de Tesalia, y es uno de los cinco miembros del consejo de administración de la Supercaja fundada por Syriza, la cual es la encargada de las mega-privatizaciones.

Con respecto al rector Petrakos, no hace falta decir mucha cosa. Su currículum tiene unas “proezas” semejantes. Sus muecas y sus declaraciones de medidas represivas, demuestran que estropeamos por unos minutos su fiesta, y preanuncian su visión del desarrollo de la Universidad.

Business as usual. Negocios empapados en la sangre

Petróleo Griego y S. Tsotsorós están manchados de la sangre de cuatro obreros. Es un caso más en el que la devaluación extrema del trabajo por los patrones ha llegado a quitarles la vida a cuatro obreros. Por supuesto, esta devaluación es la dura cotidianidad de todos los que trabajan para sobrevivir, cobrando unos sueldos humillantes, con unos horarios de trabajo flexibles, sin seguridad social, e.tc. Nuestra vida y nuestra salud física y psíquica, son para los patrones unos parámetros cambiables en sus cálculos complejos para maximizar sus ganancias. Y los asesinatos de los obreros están estadísticamente aceptados, y nadie habla de ellos mientras sean pocos.

Además, Petróleo Griego y S. Tsotsorós apestan a petróleo. Es el hedor de la destrucción del medio ambiente por el desarrollo del que no nos dejan de hablar los científicos del terror, como Petrakos y Stampulís. Es el hedor de los antagonismos nacionales por los recursos energéticos, de los juegos de diplomacia interestatales en Occidente, de las guerras en África, el Próximo Oriente y en Asia. Por último, es el hedor de esta ilusión falsa atractiva que viene a re-estructurar las relaciones capitalistas, de las cuales vino a Volos a hablarnos Tsotsorós.

Science as usual. Sobre la (no) neutralidad de la ciencia

¿Puede ser que la Universidad de Tesalia llame a tales personas para que hablen a sus estudiantes? Sí, esto no debe extrañarnos. La Universidad es una empresa que produce conocimientos para los patrones. Aparte de conocimientos, desde luego, reproduce las relaciones capitalistas, preparando a los y las estudiantes para que se incorporen a la producción ya como obreros infravalorados (la gran mayoría) o como ejecutivos de primera categoría (como algunos depredadores como Tsotsorós).

La Universidad de Tesalia trajo a un asesino para que enseñara como un negocio semejante puede tener éxito, presentando tanto a él como la empresa Petróleo Griego como un ejemplo de una empresa sana, cuyo ejemplo debe ser imitado por las escorias capitalistas griegas. Esto no es un fallo por parte la buena ciencia que él nos está sirviendo. Esta es la esencia de su ciencia, este es su papel, estos son sus valores y sus negocios. Las universidades griegas hacen investigaciones científicas para el Ejército, para Frontex, para la Policía. Son unas investigaciones que huelen a muerte. La Universidad de Tesalia pone en el punto de mira las okupas de sus inmobiliarios. Son unas okupas en las cuales viven y luchan comunidades anti-autoritarias. ¿Qué es todo eso en comparación con una charla de Tsotsorós?

¡Os hemos estropeado la fiesta!

Concluyendo, queremos decir que la pintura arrojada a la cara y al traje caro de Tsotsorós es una devolución mínima de la violencia que ejerce tanto él como Latsis, Petróleo Griego, la patronal y sus gobiernos. Y ya que los demócratas indignados ya han comenzado a gritar, hablando de acciones fascistas y diciendo cosas “bonitas”, queremos decir que tenemos todas las razones del mundo para no dejar en paz a ninguna escoria que juega con nuestras vidas, ya sea profesor, rector u otra persona que haya apoyado a los patrones. Y tenemos mucha locura para hacerlo.

Volos, 24 de noviembre de 2016,

Anti-autoritarios

El texto en griego, portugués.

Deja un comentario

*

Archivo