Hace poco tiempo el Estado griego, a través del denominado Fondo para el Uso Eficaz (Adecuado) de la Propiedad Pública, vendió a dos bancos privados 28 edificios de una superficie total de 382.000 metros cuadrados por 261 millones de euros.

Se trata de lo que el lenguaje engañoso de la economía capitalista llama “arrendamiento operativo”. Descontando el hecho de que el valor real de estos edificios supera por mucho el valor de su venta, a continuación vamos a explicar como durante los próximos 20 años el Estado va a pagar a estos bancos mucho más de 600 millones de euros.

Los dos bancos a los que se les vendieron los 28 edificios de la propiedad inmobiliaria del Estado, tendrán que hacer inversiones de 100 millones de euros, sin que sea concretado en el contrato de la concesión en que consisten estas inversiones. Los bancos pues van a alquilar al Estado los mismos edificios que él les “arrendó” por 30 millones de euros al año. Teniendo en cuenta que el relativo Índice de Precios de Consumo Armonizado actualmente se sitúa en el 2%,  al cabo de 20 años, con un cálculo conservador de los incrementos, los dos bancos habrán cobrado al Estado más de 600 millones de euros.

Sin embargo, el lucro que tendrán los bancos no se limita a esto. Al fin de contrato de arrendamiento el Estado tendrá la “opción” de comprar los mismos edificios, ¡pero al “precio de mercado” de aquella época! Las filiales de los dos bancos que se aprovecharán de esta venta acaban de salir al mercado y necesitan capital y por supuesto clientela. Por supuesto, el Estado no podría dejar de echarles una mano, por supuesto con el dinero del pueblo griego. Dichos bancos son el llamado Banco Nacional de Grecia, el cual está privatizado, y del banco Eurobank.

Hablamos de un negocio que además de ser muy lucrativo para los bancos, no tiene el mínimo riesgo para ellos. Por un lado, ya tienen un cliente fijo para alquilar los edificios durante los próximos 20 años como mínimo, y por otro lado van a ganar mucho más, vendiéndolos al mismo cliente a los 20 años a un precio altísimo, que como se ha mencionado pagará el pueblo griego.

Entre los edificios públicos que pasarán a manos de los bancos destacan los que albergan las Comisarías Centrales de Atenas y de Tesalónica, el del laboratorio químico estatal, el de la Secretaría General de Prensa, el del Ministerios de Justicia, de Asuntos Interiores y de Sanidad, varias Agencias Tributarias, así como una vieja fábrica de tabaco que había sido comprada por el Ministerio de Obras Públicas pero aparece como propiedad del Ministerio de Cultura.

Fuente: http://www.efsyn.gr.

3 comentarios para “Un pequeño ejemplo de cómo el Estado subvenciona a los bancos y les concede su propiedad inmobiliaria”

  • Cómo vender 28 propiedades inmobiliarias por 261 millones, y luego tener que pagar 600 millones a los arrendadores | greek_independent_news:

    […] nuestra entrada titulada “Un pequeño ejemplo de cómo el Estado subvenciona a los bancos y les concede su …escribíamos que el Estado griego, a través del denominado Fondo para el Uso Eficaz […]

    Responder
  • El gobierno vendió a BP los yacimientos petrolíferos del norte del mar Egeo | greek_independent_news:

    […] entre Estado y Capital no son discernibles. Por ejemplo, el presidente del denominado Fondo para el Uso Eficaz (Adecuado) de la Propiedad Pública era un alto ejecutivo de […]

    Responder
  • Cuarenta años después de la rebelión de la Escuela Politécnica la lucha contra el totalitarismo continúa | greek_independent_news:

    […] Es un régimen que ha eliminado casi todos los derechos laborales, que ha convertido los trabajadores en esclavos o en desempleados, que pretende conceder al Capital local y trasnacional los recursos minerales del país, desinteresándose de las consecuencias desastrosas de su explotación para el medio ambiente y el ser humano, que quiere abolir el carácter público de la Sanidad y la Educación, desacreditando intencionadamente los hospitales y las universidades, al mismo tiempo que subvenciona a los bancos, concediéndoles la propiedad inmobiliaria pública. […]

    Responder

Deja un comentario

*

Archivo