El 15 de noviembre de 2017 un grupo de personas procedió a la ocupación de la vieja Escuela Politécnica de Atenas, en cuyo recinto cada año, del 15 al 17 de noviembre, se celebran eventos en memoria de la rebelión del 17 de noviembre de 1973 contra la Dictadura militar. Según el primer comunicado conciso de la ocupación, su primer objetivo político es “la expulsión de las organizaciones políticas y partidistas que pretenden manipular la rebelión”. En el mismo texto se hizo un llamamiento a “hacer realidad la insurrección y enfrentarnos con las fuerzas policiales”. En el segundo comunicado, igual de conciso que el primero, la frase “organizaciones políticas y partidistas” se sustituyó por las frases “parásitos partidistas” y “manipuladores partidistas e institucionales”.

El mismo día varios grupos izquierdistas realizaron una marcha de protesta fuera del recinto de la vieja Escuela Politécnica. Al día siguiente, varios partidos y grupos izquierdistas (y pocos anarquistas) llegaron en marcha a la Escuela e hicieron terminar la ocupación. Hasta la hora de escribir estas líneas, el grupo que había ocupado la Escuela Politécnica no había emitido algún comunicado respecto al fin de la ocupación. Sigue el texto de la colectividad anarquista “Anarquistas comunistas de Patras” en contra de la ocupación.

La Escuela Politécnica pertenece a los luchadores y las luchadoras. El 17 de noviembre no se puede manipular, la anarquía no se puede envilecer

Con sorpresa, tristeza y rabia, nos informamos de la ocupación de la vieja Escuela Politécnica por un grupo de personas la mañana del miércoles, y la consecuente exclusión de asociaciones estudiantiles y grupos izquierdistas del recinto de la Universidad. Estos colectivos tradicionalmente celebran en este recinto las actividades de memoria histórica realizadas cada año durante tres días.

Como anarquistas comunistas y luchadores que llevamos casi veinte años participando tanto en Patras como en Ioánnina en las actividades de memoria histórica y de clase, realizadas con motivo del aniversario de la revuelta de la Escuela Politécnica (el 17 de noviembre de 1973), dejamos claro que nadie tiene el derecho de imponer una lógica de propiedad de las luchas de la Escuela Politécnica. La tradición luchadora, de clase e insurrecional de la Escuela Politécnica y de las luchas de los estudiantes y los obreros contra la junta militar de los coroneles, pertenece a los luchadores y las luchadoras de aquel entonces, del presente y del futuro. Pertenece a los de debajo de la sociedad y a todos los que montamos barricadas contra la embestida del totalitarismo del Estado y del Capital.

De todas formas, sabemos de sobre que uno de los deseos fervientes de la Soberanía es incorporar y absorber las luchas, así como distorsionar aquellos rasgos radicales de ellas, a causa de los cuales pueden ser peligrosas en el futuro. Por lo tanto, la acción de la ocupación de la Escuela Politécnica puede ser solamente dañina con respecto al mantenimiento de la memoria histórica social y de clase, cuando prohíbe a asociaciones estudiantiles o juventudes políticas izquierdistas celebrar sus actividades (eventos) en su recinto.

Nos mostramos reacios, pues, a cualquier intento de manipular y tratar de sacar plusvalía política de las luchas colectivas de los de abajo, tanto de las del pasado como de las del presente. Aún cuando si los okupas quisieran proteger los mensajes de la rebelión de la Escuela Politécnica de la manipulación partidista, en la práctica lo que han conseguido es reproducir esta manipulación, teniendo como símbolo la A circulada, e invocando a la Anarquía. Aún más, puesto que una acción semejante es una acción de elitismo y vanguardismo, apartada de los deseos y las necesidades del movimiento de clase contestatario en este período. En fin, los métodos empeados por los okupas no son los de los luchadores anarquistas y libertarios. Son los métodos de las jefaturas de la Izquierda, de la noción de las vanguardias políticas que se ponen por encima de los luchadores y las luchadoras, y toman decisiones por ellos y sin ellos.

Por consiguiente, creemos (consideramos) que dicha acción política reproduce invenciones ideológicas peligrosas, pretendiendo poner en la práctica dentro del movimiento contestatario (con sus variso matices) una polémica que en la coyuntura actual se bebe realizar contra los soberanos. Somos claramente reacios al traslado al terreno del movimiento, de la guerra social y de clase contra el Capital, el Estado y los fascistas.

Al mismo tiempo, podemos reconocer algunos puntos de partida ideológicos comunes tras dicha ocupación-aislamiento de la Escuela Politécnica, entre el ataque contra comunistas y anarcosindicalistas hace dos años, en el marco de la celebración de eventos en el aniversario de la rebelión de la Escuela Politécnica, y el ataque contra estudiantes en Atenas, durante las últimas elecciones estudiantiles. En ambos casos hablamos de bravucones con manto anarquista. Aparte de la diferente composición de los sujetos de estos ataques diferentes, el concepto que tienen algunos segmentos del “ámbito” anarquista de estas acciones, en realidad se basa en una lógica y actitud anticomunista y pequeñoburguesa, la cual identifica a los y las estudiantes comunistas con las jefaturas de los partidos izquierdistas y los clasifica en la categoría de los enemigos, junto con el Estado y el Capital. Esta lógica nos da asco.

La única cosa positiva (si existe algo semejante) en tales acciones de personas que (posiblemente sin darse cuenta) operan como los idiotas útiles para la Soberanía, es que, dado que (creemos que) ciertos segmentos organizados de anarquistas mantienen distancias de ellos, se demuestra de la manera más clara que ya el “ámbito” anarquista es una nube, una referencia a períodos históricos del pasado. El desafío es que (este ámbito) empiece ya a adquirir las características de un movimiento que tenga un discurso social amplio. En esta dirección es necesario mantener distancias de tales acciones.

16 de noviembre de 2017,

Anarquistas comunistas de Patras

El texto en griego, portugués.

Deja un comentario

*

Archivo