Hace unos días los miembros de la okupa Terra Incognita realizaron una serie de intervenciones en Tesalónica, en solidaridad con los encausados de la lucha antiminera en Calcídica, y en general con los luchadores contra las extracciones y el llamado desarrollo verde. En varios sitios del centro de la ciudad se pegaron carteles, se tiraron volantes y se repartieron folletos, cuyo texto publicamos en esta entrada.

A la destrucción del medio ambiente contestamos de manera colectiva y agresiva, contra el Estado y el Capital

Durante los últimos años la zona de Skuriés (noroeste de Calcídica) constituye el campo de la confrontación política y del enfrentamiento entre dos mundos: El mundo del Estado y del Capital, de la barbarie capitalista y de la re-estructuración social y de clase violenta, y el mundo de la sociedad local y los movimientos solidarios que luchan contra las extracciones.

La creación de unas minas de oro en Calcídica (y en todas partes) es una obra que antes siquiera de ponerse en marcha ha dejado detrás de ella tierra quemada. Las obras hechas por la maquinaria de la empresa, así como todas las instalaciones necesarias para el inicio de las extracciones, ya han destruido el medio ambiente y han aniquilado la vida salvaje. La destrucción será mayor cuando empiecen las extracciones, cuyos resultados desastrosos serán visibles desde territorios que están fuera de Calcídica.

En este momento el Estado y el Capital están realizando una guerra de impresiones y de negociaciones económicas micropolítica, ya que El Dorado Gold amenaza con retirarse de la zona. Sabemos muy bien que esto es una gran mentira, dado que las inversiones realizadas hasta la fecha para las necesidades de la obra constituyen un factor prohibitivo para retroceder.

Recientemente se han dado batallas en varios frentes contra el Estado y el ejército de ocupación de la Democracia, contra el Capital local y transnacional, y contra el ejército de marcenarios que ha creado Bóbolas, reclutando a personas y dándoles trabajo en las minas. Son unas batallas que han provocado una de las mayores olas de represión de la base social: Inumerables detenciones personas lesionadas en manifestaciones, redadas de maderos encapuchados en las casas de los habitantes de Calcídica, secuestros de habitantes de estos pueblos, toma de muestras de ADN y creación de bancos de material genético, sin el consentimiento de las personas, 450 luchadores encausados (algunos de los cuales han sido encarcelados en el pasado durante mucho tiempo). Durante los próximos meses se realizarán varios juicios colectivos (masivos) sobre asuntos que conciernen a momentos de la lucha anti-minera.

Parael próximo futuro se está preparando una inversión más. Esta vez la inversión tendrá lugar en el monte Saos de Samotracia. El proyecto empresarial tiene que ver con la creación de un parque eólico, con el pretexto del suministro de energía eléctrica generada de manera alternativa, sobre la base del desarrollo verde y de las fuentes renovables de energía. En realidad no es nada más que un negocio más, cuyo protagonista es Bóbolas. Brevemente, esta inversión se realizará para conseguir subvenciones y para cumplir con las normativas sobre la contaminación según la lógica del “desarrollo verde” que rige el funcionamiento de los grupos empresariales (cada grupo empresarial puede contaminar hasta cierto grado. Aumentando su “actividad ecológica”, por ejemplo parques eólicos, aumenta el nivel de contaminación de sus fábricas). La única cosa que se da por segura es que tanto lo de los parques eólicos instalados en varias zonas geográficas, como en general el desarrollo capitalista, significan el saqueo y la mercantilización de la naturaleza, en beneficio del Capital y no sirviendo a las necesidades reales de las sociedades.

Los núcleos del Capital local y transnacional actúan sobre la base de una estrategia común y central, la cual convierte a las sociedades en rebaños controlados, en el nombre del lucro desenfrenado. Las resistencias no pueden ser aisladas y limitadas a lógicas localistas. Deben acabar con las lógicas gremiales y las motivaciones individualistas. Debemos agudizar las resistencias sociales mediante la participación en los procesos sociales y la conexión de las luchas, sobre la base de una estrategia anti-estatal y anti-institucional que se oponga en la práctica a los planes criminales del desarrollo capitalista.

Ninguna persecución contra los que luchan contra las extracciones. Solidaridad con los segmentos sociales que se oponen en la práctica a la ofensiva del Estado y del Capital. Acción directa contra los planes criminales del desarrollo capitalista.

Fuente y fotos: http://terraincognita.squat.gr/.

El texto en portugués.

Deja un comentario

*

Archivo