Entradas con la etiqueta ‘textos de opinión o crítica’

Hace unos días alguien inició un debate en Atenas Indymedia sobre la situación de los trabajadores en la agencia de seguros Interamerican. En su comentario no se dirigió a ellos sino a “los compañeros”, pidiéndoles que tomen acción en el nombre de los trabajadores, “sin limitarse a las palabras”. Más abajo publicamos este comentario y una de las respuestas a él.

El comentario:

Desde hace mucho tiempo el grupo de empresas de seguros Interamerican está despidiendo a empleados y colaboradores sin contratos de trabajo, trabajando horas extraordinarias sin cobrar, recibiendo amenazas de ser despedidos y cobrando unos salarios de mierda. Hace tiempo que la empresa ha comenzado a despedir a gente a mansalva, desinteresándose de su futuro y del dinero que le debe. Con unos argumentos deficientes les arrebata el dinero y les echa a la calle. ¡Basta ya compañeros! Hay que realizarse una acción de inmediato. Sabemos cómo no limitarnos a las palabras.

Una de las respuestas:

¿A qué compañeros te refieres? ¿Quiénes son los compañeros que saben no limitarse a las palabras y que tienen que realizar una acción? ¿De qué manera y con qué procesos formarán un grupo para realizar esta acción? Leer el resto de esta entrada »

Texto publicado en Atenas Indymedia.

No tengo nada de qué confesarme o defenderme. Vosotros, los otros, los institucionales, tenéis que defenderos de un montón de cosas. Dicen: ¡“La Democracia no lleva capucha”!. Lo dicen con altisonancia y no se ponen rojos. Todo el sistema político de ella lleva una capucha que le llega a los tobillos. Que se quiten ellos las capuchas y luego hablamos de la mía.

¿Miento? Te lo voy a contar todo, uno por uno, para que veas con cuantos encapuchados te cruzas cada día sin darte cuenta. Te vas al banco tranquilo para pagar una cuenta o para sacar dinero del cajero automático. Bueno, yo no cuento. Digamos que yo me llevo el cajero automático entero. Nada más entrar, una cámara te vigila sin que te enteres. Al ponerte delante de la pantalla del cajero, otra cámara de vigila. No sabes quién te vigila, quién registra tus movimientos, pero dime, ¿qué más que encapuchados pueden ser el tipo que está escondido en el panel de control de la videovigilancia y los que lo pagan? La primera capucha, pues, es el banco.

Han llegado las rebajas y tú estás contentísimo de que haya tardado en llegar el invierno. Tienes prisas de irte de compras y agotar el crédito de tu tarjeta, comprando trapos de moda que no te vas a poner el próximo año sino ahora. Entras en el gran almacén (no prestas atención a los encapuchados que registran tus movimientos en el sector de ropa interior de mujer. ¿Pero qué haces tú, un hombre, en este sector de la tienda?) y arrastras los estantes, no dejas de probar ropa en los probadores, y al final te vas a la caja cargado, pero listo para pagar. Sacas la tarjeta de crédito y cuando la pasen por el aparato mágico, todas tus lindas compras han pasado a tu perfil del consumidor, creado por un encapuchado que no conoces ni dónde está ni para quién trabaja. Leer el resto de esta entrada »

Texto de la Asamblea de la plaza de Keratsini-Drapetsona y del centro social auto-organizado Resalto. El texto fue repartido en dos acciones realizadas recientemente por estos colectivos contra el billete electrónico y los sistemas de control social y de exclusiones, introducidos hace un mes en los medios de transporte masivos.

Acceso libre para todos a los medios de transporte masivos

La instalación del sistema del “billete electrónico” comenzó a finales de 2016, después de la instalación de sistemas informativos del tiempo de llegada de los autobuses en las paradas de autobuses y trolebuses. Las estaciones de metro se vallaron con torniquetes de entrada y salida, y se instalaron en ellas más cámaras de vigilancia y nuevos sistemas automáticos de expedición y recarga de billetes y tarjetas electrónicos. Al mismo tiempo, en los autobuses, los trolebuses y los tranvías se colocaron las nuevas máquinas validadoras de billetes electrónicos. La “re-estructuración” impuesta de nuestra vida diaria, revestida de un manto de tecnología y “modernización” preanuncia las inminentes exclusiones sociales y de clase, el fichaje electrónico de nuestros desplazamientos, y la extensión de las prohibiciones y la vigilancia.

Durante el último año estas acciones del Estado y de las direcciones de las empresas del transporte urbano han provocado una ola de resistencias colectivas, con acciones de varios tipos que sucedieron a varios ciclos de lucha dada durante la última década por el uso libre de los medios de transporte masivos: Reparto de panfletos en barrios, autobuses, estaciones de metro y paradas de tranvía, intervenciones con el fin de dirigirse a los trabajadores en los medios de transporte masivos, marchas y eventos, sabotaje o retirada de máquinas validadoras de billetes, destrucción de torniquetes de exclusión y de taquillas de venta de los nuevos billetes electrónicos. Leer el resto de esta entrada »

Hace unos días la “Iniciativa de trabajadores en los medios de transporte-Frente de clase”, el “Sindicato de camareros, cocineros y de trabajadores en el sector de la alimentación” y la “Asamblea de resistencia y solidaridad de Kipseli-Patission”, la “Asamblea abierta de Peristeri” y la “Iniciativa de habitantes e Kesarianí” realizaron una acción-“intervención” en una estación de metro de Atenas contra el billete electrónico. En esta acción se repartió un texto sbre este tema, firmado por las tres primeras colectividades. Siguen unos fragmentos de este texto (casi la mitad), acompañados por unos comentarios nuestros.

“Los trabajadores en los medios de transporte están experimentando con particular intensidad las consecuencias de esta re-estructuración. La intensificación de su trabajo en la expedición de billetes preanuncia las condiciones que experimentarán todos los trabajadores”.

En el comunicado se habla de “trabajadores” en general. En este caso creemos que no se puede generalizar hablando de “trabajadores” sin concretar a qué trabajadores se refiere. Hay varias categorías de trabajadores en los medios de transporte, desde los directores, todo tipo de ejecutivos y peces gordos bien remunerados y otros esbirros privilegiados, a los esclavos asalariados de bajo rango, que cobran poco dinero y sus condiciones laborales no son nada buenas. Leer el resto de esta entrada »

Sigue la tercera parte de una serie de artículos temáticos sobre la diacronía del fascismo en el territorio del Estado griego. El artículo original, titulado “Hablemos del fascismo moderno” y subtitulado “actualizando nuestro análisis y organizando la guerra contra sus raíces y no sólo contra los fascistas declarados”, fue publicado en la página web de la colectividad anarquista de Volos Manifesto. La primera parte se puede leer aquí y la segunda parte aquí.

Desde el fascismo del régimen de Metaxás y el estado de emergencia posteriormente a la guerra civil, hasta el nacionalismo griego de “tipo europeo” de la Transición

“El Estado ha sido siempre el patrimonio de alguna clase privilegiada: clase sacerdotal, clase nobiliaria, clase burguesa; clase burocrática al fin, cuando, agotadas todas las otras clases, el Estado cae o se levanta de nuevo, como se quiere, hasta la condición de máquina; pero es absolutamente necesario por la salvación del Estado que haya alguna clase privilegiada que se interese en su existencia. Y es precisamente el interés solidario de dicha clase privilegiada que se llama el patriotismo”.

Miguel Bakunin, 1869: “A los compañeros de la Asociación Internacional de los Trabajadores en Locle y en la Chaux-de Fonds”, revista El Progress, Ginebra Leer el resto de esta entrada »

Con mucha sorpresa leímos en Atenas Indymedia que el 15 de noviembre de 2017 la Escuela Politécnica fue “ocupada” durante la celebración del aniversario de la rebelión de 1973. Sin tener ninguna otra información sobre el tema, unos compañeros se dirigieron a la Escuela Politécnica para informarse de las características y los motivos de la ocupación. En la puerta de la calle Sturnari fueron testigos de una imagen tragicómica, cuando unas quince personas, que no tienen ninguna relación con el movimiento contestatario y sus procesos, estaban mirando de manera agresiva a los compañeros y les preguntaron si eran maderos (!), mostrándoles de manera provocativa cuchillos y cócteles molotov, y por supuesto teniendo la puerta bien cerrada.

Desde el primer momento se hizo claro que la Escuela Politécnica estaba ocupada por unas fuerzas que actúan como parásitos en el cuerpo del movimiento. (La ocupación) no fue el producto de un proceso de lucha abierto que llegó a esta decisión política de manera colectiva. No fue una iniciativa abierta al movimiento, tomada por colectividades y grupos cuya aproximación era diferente respecto a lo que significa la rebelión de la Escuela Politécnica y la “celebración” anual de su aniversario. Tampoco fue una ocupación de la Escuela Politécnica realizada cualquier otro día del año menos los tres días de dicha “celebración”. La “ocupación” de la Escuela Politécnica fue una acción cuyas características respecto a la sociedad en lucha y el movimiento eran claramente hostiles. Fue una acción autoritaria de imposición, contra todos y todo lo que no estuviera en concordancia con el gusto y la estética de los “okupas”. Fue un golpe de estado, que si hubiera quedado sin respuesta, habría servido solamente a las pretensiones y las planificaciones antisociales de un puñado de “colgados” que creen que son la jefatura de la insurrección. Leer el resto de esta entrada »

El 17 de noviembre de 2017, una vez finalizada la marcha del aniversario de la rebelión de la Escuela Politécnica en 1973, un grupo de personas, repitiendo lo que suele hacer desee hace muchos años, se acercó al barrio de Exárjia y se dedicó a una “contienda” con los maderos. Alguien de este grupo disparó una bengala en línea recta hacia los maderos, lesionado gravemente a una mujer que en aquel momento estaba detrás de ellos y fue alcanzada por la bengala. Sigue el texto del grupo Anarquistas comunistas de Patras sobre el papel de estos grupos y la responsabilidad del movimiento libertario.

Sentimos nada más que repugnancia por el lesionado de la abogada de 55 años Anastasia Tsukalá de una bengala disparada por un “compañero” el viernes por la tarde, durante una marcha en el centro de Atenas. Hemos leído que ella ha defendido a compañeros anarquistas y que es antifascista. Ha denunciado la actitud fascista de los cuerpos de seguridad y a la jefatura de la Policía Griega de racismo y xenofobia. En otro artículo leímos que es colaboradora del ministerio de Protección del Ciudadano, y por consiguiente su lesionado más o menos es considerado baja colateral, por la cual no tendríamos que estar muy preocupados.

Vamos a hacer la cosa clara desde el pricipio. Nos importa un bledo el trabajo de dicha mujer, quien, en aquel momento entendemos que estaba en aquel lugar como abogada solidaria. En otra cosa nos vamos a centrar en este texto, porque ni amorales somos, ni tenemos ganas de despreciar la vida con los pretextos de la relativización y del secretismo, nosotros que luchamos por la vida, la libertad y la dignidad. Leer el resto de esta entrada »

El 17 de noviembre de 2017, una vez finalizada la marcha del aniversario de la rebelión de la Escuela Politécnica en 1973, un grupo de personas, repitiendo lo que suele hacer desee hace muchos años, se acercó al barrio de Exárjia y se dedicó a una “contienda” con los maderos. Alguien de este grupo disparó una bengala  en línea recta hacia los maderos, lesionado gravemente a una mujer que en aquel momento estaba detrás de ellos y fue alcanzada por el cohete. Sigue el texto de la Iniciativa Anarcosindicalista Rocinante sobre el papel de estos grupos y la responsabilidad del movimiento libertario.

Natasa Tsukalá, una abogada que durante muchos años ha estado apoyando a los oprimidos y a las víctimas de la represión, está luchando por mantenerse con vida en el hospital de Atenas Evangelismós. Aún cuando salga victoriosa de esta lucha, es muy probable que no consiga salvar una de sus piernas. El golpe que recibió Natasa Tsukalá no fue un golpe vengativo de algún policía, tampoco fue el resultado de alguna emboscada tendida por fascistas ultraderechistas. Fue el resultado de una bengala disparada en línea recta, dentro de una zona urbana, por algún miembro de uno de estos grupos, que desde hace tiempo, con la tolerancia de una gran parte del movimiento, están pretendiendo quitarle al anarquismo todo su contenido humanitario, solidario, social y libertario. No seríamos sinceros si dijéramos que este hecho nos ha sorprendido. Desde hace varios años los grupos autodenominados anarquistas operan contra cualquier principio del pensamiento libertario y anarquista:

Donde el anarquismo propone la solidaridad, ellos proponen el antagonismo. Donde el anarquismo propone la sociabilidad, ellos proponen el individualismo. Donde el anarquismo propone la síntesis y la creación, ellos proponen la violencia ciega y el militarismo. Donde el anarquismo propone la libertad y la vida, ellos proponen el cinismo, la conspiración, la “eficacia” y la adoración de la potencia. Leer el resto de esta entrada »

El 15 de noviembre de 2017 un grupo de personas procedió a la ocupación de la vieja Escuela Politécnica de Atenas, en cuyo recinto cada año, del 15 al 17 de noviembre, se celebran eventos en memoria de la rebelión del 17 de noviembre de 1973 contra la Dictadura militar. Según el primer comunicado conciso de la ocupación, su primer objetivo político es “la expulsión de las organizaciones políticas y partidistas que pretenden manipular la rebelión”. En el mismo texto se hizo un llamamiento a “hacer realidad la insurrección y enfrentarnos con las fuerzas policiales”. En el segundo comunicado, igual de conciso que el primero, la frase “organizaciones políticas y partidistas” se sustituyó por las frases “parásitos partidistas” y “manipuladores partidistas e institucionales”.

El mismo día varios grupos izquierdistas realizaron una marcha de protesta fuera del recinto de la vieja Escuela Politécnica. Al día siguiente, varios partidos y grupos izquierdistas (y pocos anarquistas) llegaron en marcha a la Escuela e hicieron terminar la ocupación. Hasta la hora de escribir estas líneas, el grupo que había ocupado la Escuela Politécnica no había emitido algún comunicado respecto al fin de la ocupación. Sigue el texto de la colectividad anarquista “Anarquistas comunistas de Patras” en contra de la ocupación.

La Escuela Politécnica pertenece a los luchadores y las luchadoras. El 17 de noviembre no se puede manipular, la anarquía no se puede envilecer

Con sorpresa, tristeza y rabia, nos informamos de la ocupación de la vieja Escuela Politécnica por un grupo de personas la mañana del miércoles, y la consecuente exclusión de asociaciones estudiantiles y grupos izquierdistas del recinto de la Universidad. Estos colectivos tradicionalmente celebran en este recinto las actividades de memoria histórica realizadas cada año durante tres días. Leer el resto de esta entrada »

En esta entrada publicamos la segunda parte de una serie de artículos temáticos sobre la diacronía del fascismo en el territorio del Estado griego. El artículo original, titulado “Hablemos del fascismo moderno” y subtitulado “actualizando nuestro análisis y organizando la guerra contra sus raíces y no sólo contra los fascistas declarados”, fue publicado en la página web de la colectividad anarquista de Volos Manifesto. La primera parte se puede leer aquí.

Recordemos como nació y se agrandó la peste fascista

“La nación no es la causa, pero sí es el resultado del Estado. Es el Estado quien crea la nación y no es la nación quien crea al Estado…La nación es la lucha artificial por el Poder político, exactamente como el nacionalismo nunca ha habido nada más que la religión política del Estado moderno. El pertenecer a una nación nunca está determinado por causas naturales profundas, como el pertenecer a un pueblo. El pertenecer a la nación siempre tiene razones políticas y está basado en aquellas razones del Estado tras las cuales se encuentran siempre los intereses de las minorías privilegiadas.” (Rudolf Rocker, 1937, Nacionalismo y Civilización).

El fascismo apareció como una corriente ideológica-política a principios del siglo XX y unas décadas después tomó la forma de un Poder estatal autoritario. Teniendo como ejes principales de su influencia política en el cuerpo social el nacionalismo y el racismo, brindó relativamente rápido sus “obsequios” a las clases burguesas pudientes de aquel entonces, las cuales lo adoptaron y lo apoyaron plenamente. En una época de revueltas sociales y de revoluciones de clase, en un período histórico crucial para la reproducción del sistema capitalista, el fascismo formó rápidamente las condiciones sociales políticas y autoritarias adecuadas para que se reprimieran los oprimidos, durante el enfrentamiento de clase desarrollado en aquel entonces entre opresores y oprimidos, y para que se montara el matadero de los estratos sociales inferiores a nivel mundial. La “nación”-Estado y la guerra son hermanos gemelos. No puede existir el uno sin el otro, y harán todo lo posible para coexistir. Leer el resto de esta entrada »

Archivo