Entradas con la etiqueta ‘ong’

El texto que publicamos en esta entrada es una denuncia de una trabajadora en la organización no gubernamental Praksis sobre el papel de esta empresa en el tema del alojamiento de los refugiados. El texto fue publicado en la página web de la Organización de Antifascismo Combativo.

Durante los últimos años estoy trabajando como científico social en el programa Relocation de la organización no gubernamental Praksis, la cual, como es bien conocido, ha recibido muchísimo dinero del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para dar alojamiento a refugiados trasladados a otros países de la Unión Europea.

Sin embargo, a pesar de esta financiación generosa, la situación es la siguiente: Los refugiados se apilan como ratas, en casas cuyas paredes están negras de la humedad, en algunas ni siquiera hay camas, sino colchones en el suelo, y en ninguna de ellas hay calefacción, a pesar de que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas da dinero para ella. En concreto, de las 1.200 casas alquiladas por Praksis, sólo 200 tienen convectores, los cuales, sin embargo, se averiaron en la primera semana de su funcionamiento. Hay que señalar que este programa concierne a personas que padecen graves enfermedades, por lo que niños recién nacidos y personas mayores no tienen calefacción en temperaturas muy bajas, con todo lo que esto conlleva. Lo más exasperante es que lo refugiados se ven forzados a comprar estofas usando los cupones de 45 euros por persona que se les facilitan sólo para comida. El resultado de esta situación es que son severamente reñidos por los científicos sociales responsables de los pisos en los que viven. Estos científicos actúan como maderos, chequeando los recibos de los supermercados que traen los refugiados. También, chequean si se han causado daños a las casas en las que viven los refugiados, amenazándolos con pagarlas ellos y con echarlos a la calle si no están obedientes. No es fortuito que los refugiados hayan denunciado al Alto Comisionado muchos casos de conductas racistas por parte de trabajadores de dicha ONG. Los refugiados son llamados guarros, peligrosos, padres malos, mientras que a menudo son llamados “animales”. Leer el resto de esta entrada »

Cartel de la Asamblea Antifascista autonome-antifa.

Es uno de los hechos más didácticos de los últimos años: Después de cada revuelta en un centro de internamiento, los primeros que hace falta “ser rescatados” por los llamados equipos antidisturbios son los miembros de las organizaciones no gubernamentales. Los inmigrantes reclusos, a causa de su posición y sus experiencias, son los primeros que se han enterado de que la palabra no en el título de estas organizaciones es un mero engaño. En realidad, las organizaciones no gubernamentales, a pesar de ser unas empresas privadas, son tan estatales que cualquier organización estatal.

Y las organizaciones estatales últimamente se ocupan de forma exhaustiva de la gestión de la clase obrera. El apilamiento de los inmigrantes de los inmigrantes en campos de concentración a cambio de dinero es el aspecto más claro de esta gestión.

Sin embargo, existen más aspectos, como existen “desempleados”, “personas sin techo”, “drogadictos” y “marginales”. La política estatal sobre estas personas es su detección como problema, y la creación de campos de concentración abiertos, donde el “problema” es registrado y controlado, y se convierte en objeto de la gestión estatal.

Las ONGs se extienden por la ciudad, yéndose adonde van estos “problemas”, los cuales a la vez son el objetivo de la gestión estatal. Sus oficinas se extienden en las “zonas conflictivas” como Victoria, Metaxourgeio, Patisia, según la distribución de las comisarías locales, y por supuesto según las zonas controladas por las mafias locales. Leer el resto de esta entrada »

Tras las organizaciones no gubernamentales no hay “sensibilidad”Cartel de la Asamblea antifascista “autonome antifa”.

Tras las organizaciones no gubernamentales no hay “sensibilidad”, hay Estado, patrones, racistas y Policía

No es fortuito: Siempre que los obreros inmigrantes reclusos en los centros de internamiento se rebelan, los primeros que se ven forzados a salir pitando son los empleados de las organizaciones no gubernamentales.

Desde luego, los humanistas siempre vuelven a los pocos días, a veces bajo la protección de las llamadas fuerzas antidisturbios, como ocurrió recientemente en la isla de Quíos. Sin embargo, en cualquier caso, el hecho de que son puestos en el punto de mira por los que se supone que se benefician de ellos es algo del que podemos aprender muchas cosas.

Efectivamente, los reclusos en los centros de internamiento gozan del privilegio controvertido de ver las planificaciones de nuestro Estado y a sus sirvientes desde un ángulo particularmente preciso. Desde este punto de vista, la identificación del Estado con las ciencias médicas y sociales, así como con el “humanismo privado”, organizado (estructurado) como una empresa capitalista llamada organización no gubernamental, es algo más que fácil. La única diferencia entre ONGs y Policía es que los empleados de las primeras no llevan armas. Leer el resto de esta entrada »

El sindicato de base de los trabajadores en las organizaciones no gubernamentales denuncia el terrorismo laboral de los dirigentes de una ONG, llamada “Juntos por el niño” (Mazí gia to paidí). Durante una entrevista de trabajo, los miembros de la Junta Directiva de la ONG le dijeron: “Aquí todos somos una compañía”, “nosotros, los miembros de la Junta Directiva, somos voluntarios” y “no hay horarios y jornadas de trabajo cuando hay mucho trabajo”. Un poco antes de final de la entrevista, uno de los miembros de la Junta Directiva añadió: “Y algo más: Aquí no hay sindicalismo y política. Esto fuera de aquí…”.

Al día siguiente la persona entrevistada fue informada por la ONG de que no iba a ser contratada. Cuando preguntó si el comentario sobre el sindicalismo fue hecho sólo en su entrevista o si era una sugerencia hecha a todos los entrevistados, el encargado de la ONG contestó que la ONG incita a todos los trabajadores en ella a abstenerse del sindicalismo.

Al mismo tiempo que estas organizaciones lucrativas llamadas no gubernamentales se supone que velan por el respeto de los derechos humanos, incitan a los trabajadores a renunciar a sus derechos laborales, y a abstenerse de la lucha por ellos. Los esclavos asalariados no podrían formar “una compañía” junto con sus patrones y sus lacayos (“voluntarios” o no), porque simplemente no tienen los mismos intereses económicos y de clase. Como señala el sindicato de base de los trabajadores en las organizaciones no gubernamentales, la organización desde abajo es el arma de los trabajadores.

Hace tres meses el consejo de concejales del barrio obrero de Atenas Tavros tomó la decisión de conceder por diez años el edificio y el aparcamiento de los viejos laboratorios de una escuela secundaria del barrio a la organización no gubernamental Apostolí (Misión), la cual lo transformará en un “Centro de entretenimiento de niños”. La decisión de la concesión fue tomada con el procedimiento de urgencia y fue antecedida por decisiones semejantes de varios comités burocráticos municipales y estatales. Durante la sesión del consejo la Unión de las Asociaciones de los Padres de los alumnos se opuso rotundamente a la concesión.

En el contrato firmado con la ONG se citan explícitamente las obligaciones del Municipio de Tavros, pero curiosamente no se citan las de la ONG, la cual, como comenta la Unión, no tiene ningún compromiso. No se sabe cuánto dinero aportará a la restauración del edificio, o cuál será el programa del “Centro de entretenimiento de niños”. Y por supuesto la ONG no se compromete de que los servicios prestados sean gratuitos y de acceso libre. Y no lo hará, dado que lo que quiere montar es un negocio lucrativo.

Antes de la concesión del edificio a la ONG, la Asociación de Maestros del barrio había solicitado al Municipio el edificio para organizar comidas gratuitas a los alumnos necesitados. Su solicitud todavía no ha sido contestada…
Las asociaciones de padres, de profesores y de maestros no se oponen a la privatización parcial o total de los espacios dedicados a la enseñanza. Critican tan sólo el hecho de que el uso del edificio por la ONG no ha sido legitimado por los procesos verticales y jerarquizados en los que participan, y a la vez elogian el sistema de enseñanza estatal. Leer el resto de esta entrada »

El texto del cartel del grupo “Detonantes de la cultura estudiantil”, pegado en las paredes de los edificios de Atenas, y publicado en su página web. El título del texto en griego es “El trabajo en las ONGs es amistad con el Ejército y la Policía”.

El humanismo institucional es una industria, no es simplemente una ideología que intenta hacer desaparecer la posición de los y las inmigrantes en la jerarquía de clases, presentándolos como unos pobrecitos que piden ayuda al Oeste civilizado. Constituye, a la vez, la participación de un conjunto de corporaciones del llamado tercer sector (entre los sectores público y privado) en la gestión militar del proletariado poliétnico. Las organizaciones no gubernamentales (ONGs) y corporaciones las semejantes a ellas, que han aparecido en las fronteras y en los “hotspots” (centros de reclusión de inmigrantes), constituyen el “paquete” orgánico del fascismo moderno.

¿Pero quiénes trabajan en las ONGs? Hay mucho campo de negocio en ellas. Ya los maderos no tienen el monopolio. Ya junto a ellos tienen y seguirán teniendo trabajo los desempleados cualificados o sin cualificaciones. El trabajo en las ONGs es utilizado como una gestión activa del paro, que entrega a los desempleados y las desempleadas al servicio de la Policía. Leer el resto de esta entrada »

Nostos es una organización no gubernamental que se encarga de materializar programas de “solidaridad social”, principalmente programas cuyo grupo objetivo son las personas sin hogar, los desempleados y los inmigrantes. Uno de estos proyectos del que se encargó de llevar a cabo ha sido la creación de un huerto municipal en el municipio de Acarne, en las afueras de Atenas.

El objetivo de este proyecto sería que una vez finalizada su creación que el huerto fuera gestionado por los miembros de 120 familias necesitadas. La misma organización no gubernamental Nostos lo especifica: “el objetivo sería que estas familias se ayudasen y que pudiesen salir de la situación desagradable en la que se encuentran”. Desde luego, en este comentario explicativo no se hace una mención a las causas de esta “situación desagradable” en la que se encuentran tanto estas familias como una buena parte de pueblo griego.

Hablemos un poco más de esta organización no gubernamental y de las condiciones laborales de los trabajadores en ella, antes de llegar al tema de la (no) creación del huerto. Recientemente una persona que llevaba dos años trabajando en esta empresa (para nosotros de eso se tarta) dimitió por motivos de dignidad. El Sindicato de Base de Trabajadores en las ONG denuncia que en Nostos los trabajadores se ven forzados a trabajar horas extra sin cobrarlas, a trabajar los fines de semana (sin cobrar el suplemento correspondiente) a cambio de tomar unos días libres a final del mes, y a llevar a cabo tareas que no tienen ninguna relación con sus cualificaciones y sus deberes. Leer el resto de esta entrada »

Denuncia de un trabajador que respondió a una oferta de “trabajo” anunciada por una organización no gubernamental. El texto de la denuncia, publicado en la página web http://katalipsiesiea.blogspot.gr, es un relato de lo que aconteció en la entrevista al trabajador por el presidente de la ONG.

Corto de dinero, casi del todo si no tuviera 70 céntimos en el fondo del bolsillo, y con el foco rojo de la gasolina encendido, monté la moto para irme a las oficinas de la organización no gubernamental Pakoe (Centro de Estudios Ecológicos). El día anterior me habían avisado de que habían visto mi currículum vitae, y de que querían verme de cerca.

Gasté pues una cuchilla de afeitar para afeitarme la barba, no sea que me pareciera al bandido Davelis, ya que me entrevistaría un patrón “incipiente”, un hombre desconocido que me había llamado para ofrecerme un puesto de trabajo.

Subo al quinto piso, toco el timbre, entro en la sala de las oficinas, tranquilidad de los muertos. Doy los buenos días, digo mi apellido. “Siéntese” me dice una chica, y se va a donde el jefe competente, el presidente, para anunciarle que he venido. “Pase” me dice él, y yo llego a la puerta de su oficina. Un caballero hosco que ni siquiera levantó la cabeza para mirarme, sujetando mi currículum y estudiándolo. “Cierre la puerta y siéntese”, ordena. Vale, digo yo y cierro la puerta. Él y yo, los dos, cara a cara. Leer el resto de esta entrada »

Desde hace unos meses están en curso los llamados proyectos de trabajo de utilidad pública. Al principio ellos fueron presentados por la propaganda oficial del Estado como unos proyectos que iba a llevar a cabo el Instituto Nacional de Empleo, mediante el Marco Estratégico Nacional de Referencia de Grecia, con el supuesto fin de “aliviar” a 57 mil de los más de 1,5 millones de desempleados, ofreciéndoles un trabajo temporal de cinco meses.

En teoría estos proyectos se están realizando bajo la supervisión del Consejo Superior de Selección de Personal. Sin embargo, el Estado ha adjudicado su materialización a las llamadas Organizaciones No Gubernamentales (ONG), las cuales colaboran con los sindicatos obreros y las autoridades municipales para lucrar mediante estos proyectos de trata de esclavos.

Con estos proyectos el Estado griego, los municipios y las ONG cubren puestos de trabajo en el sector público con mano de obra barata, usando fondos de la Unión Europea, a pesar de que se supone que esto está prohibido. La Unión Europea, sin embargo, hace la vista gorda, puesto que con estos proyectos se promueve el nuevo modelo de esclavitud laboral de la Soberanía, y las ONG, que son las administradoras de los proyectos, se quedan con el 5% del presupuesto, además de los demás beneficios que les pueda reportar su interconexión con las autoridades municipales y con los jefes de la burocracia sindical. Hablamos de muchos millones de euros. Es dinero cobrado por estos parásitos, al tiempo que la gente no es capaz de cubrir sus gastos esenciales Leer el resto de esta entrada »

Archivo