Hace unos días alguien inició un debate en Atenas Indymedia sobre la situación de los trabajadores en la agencia de seguros Interamerican. En su comentario no se dirigió a ellos sino a “los compañeros”, pidiéndoles que tomen acción en el nombre de los trabajadores, “sin limitarse a las palabras”. Más abajo publicamos este comentario y una de las respuestas a él.

El comentario:

Desde hace mucho tiempo el grupo de empresas de seguros Interamerican está despidiendo a empleados y colaboradores sin contratos de trabajo, trabajando horas extraordinarias sin cobrar, recibiendo amenazas de ser despedidos y cobrando unos salarios de mierda. Hace tiempo que la empresa ha comenzado a despedir a gente a mansalva, desinteresándose de su futuro y del dinero que le debe. Con unos argumentos deficientes les arrebata el dinero y les echa a la calle. ¡Basta ya compañeros! Hay que realizarse una acción de inmediato. Sabemos cómo no limitarnos a las palabras.

Una de las respuestas:

¿A qué compañeros te refieres? ¿Quiénes son los compañeros que saben no limitarse a las palabras y que tienen que realizar una acción? ¿De qué manera y con qué procesos formarán un grupo para realizar esta acción?

Si esta empresa o cualquier otra despide a “empleados y colaboradores”, los que tienen que reaccionar  son los empleados y los colaboradores, más bien tendrían que haber reaccionado ya. Ellos, no obstante, no sólo no han reaccionado, no sólo no han fundado algún sindicato para defender los pocos derechos que tienen como esclavos asalariados y reivindicar aún más, sino que les hacen la pelota a los patrones, mayores y menores, de la empresa, pensando que de esta manera se van a salvar el pellejo. Si reaccionan y su lucha tiene algunas características con la mía, entonces podemos hablar y plantear el tema del si/quiénes y cómo nos vamos a solidarizar con su lucha.

Los “empleados y colaboradores” llevaban años burlándose de los que hablaban de organización (incluso del Partido “Comunista” que proponía la organización vertical) y de lucha desde abajo. Durante muchos años han estado tranquilos, conformándose con las migajas que les echaban los patrones. Pensaron los pequeñoburgueses inocentones que en algún momento el capitalismo les recompensaría por los servivios que le habían ofrecido. Lo único que les interesaba era ascender en la jerarquía: La de la empresa, la de la sociedad. Ahora lo único que les interesa es salvarse el pellejo por todos los medios posibles. Y por supuesto siguen mofándose de las luchas obreras, al tiempo que han interiorizado todas las invenciones ideológicas del capitalismo.

Lo que propones pues es que algunas personas (los…”compañeros”) hagan algo por otras personas, y sobre todo valiéndose de unos métodos que estas últimas rechazan. Lo de rechazar estos métodos lo sé muy bien. Sin embargo, no hace falta que alguien tenga experiencia en esto para conocerlo. Si no los rechazaran, habrían tratado de usarlos, por no decir adoptarlos. Lo que propones es peor que la delegación. Por lo menos en la delegación alguien delega por voluntad propia una cosa a otras personas.

Pero supongamos que algunos “compañeros” decidan realizar una acción contra la empresa mala que despide, no paga las horas extraordinarias y paga unos sueldos de basura. ¿Cuál será el objetivo de esta acción? ¿Qué sean recontratados los despedidos y que cobren buenos sueldos los “empleados y colaboradores”? ¿Los aduladores, los chivatos, los esbirros de los patrones, los pequeñoburgueses y lso partidarios del anagonismo? ¿Las personas cuyo único sueño de su vida miserable es llegar a ser ejecutivos en una empresa? Estos están totalmente corruptos. Hasta el meollo. ¿Cree alguien que existe la mínima posibilidad de que esta chusma cambie de mentalidad? Si alguien realmente lo cree, que me explique por qué no lo han hecho hasta hoy.

El texto en griego.

Los comentarios están cerrados.

Archivo