El domingo 15 de enero de 2017 era día de huelga en el sector del comercio en todo el territorio del Estado griego. Los motivos de la huelga se tienen que buscar en la decisión del gobierno de abrir los negocios en domingo. Desde muy temprano por la mañana y hasta las 14:00h la Coordinadora contra la abolición del domingo como día festivo y contra los horarios “liberalizados” tomó parte en las movilizaciones en el centro de Atenas.

Se realizaron piquetes y bloqueos de varias tiendas, sobre todo de las de los grupos Inditex (Zara y Bershca) y H&M en el centro de Atenas. Las tiendas de estos grupos, así como muchas tiendas en Atenas, no abrieron este domingo. Señalamos que los días anteriores la Coordinadora había realizado “visitas” a varios negocios del centro de Atenas, informando a los trabajadores de la huelga y de los motivos de la ofensiva del Capital.

La tentativa del Capital y de sus lacayos políticos de legislar y consolidar la apertura de los negocios comerciales los domingos es particularmente insistente, a pesar de que no han aumentado las ventas de las tiendas que permanecen abiertas en domingo. Es claro que esta insistencia no tiene motivos comerciales, sino sociales y políticos. Los de arriba quieren vencer todas las resistencias a sus planes de transformar la sociedad en un rebaño de súbditos dóciles y obedientes, reproductores de las invenciones ideológicas de los soberanos. Quieren imponer la esclavitud y el totalitarismo. Quieren hacernos trabajar todo el día para ellos y que dediquemos nuestro poco tiempo “libre” al consumo y a todo tipo de actividad mercantilizada y controlada por ellos.Los medios que emplean para lograrlo son varios: La desinformación, la propaganda masiva, el lavado de cerebro y todo tipo de lobotomización de la población. Por otro lado, la represión de los que resisten a sus planes, negándose a convertirse en esclavos pasivos y sumisos. Según nuestra opinión, la tentativa de imponer el trabajo en domingo tiene facetas en ambas de las dos categorías anteriormente citadas. La lucha contra la abolición de los días festivos y la imposición de los horarios “liberalizados” no es crucial sólo para los explotados en el Estado griego, sino para todos los que tienen semejantes inquietudes y ganas de colectivizar su lucha contra el totalitarismo moderno.

Deja un comentario

*

Archivo