Sigue el comunicado emitido por el grupo que hace unos días dio una paliza a unos seguratas en el centro de Atenas.

La militarización del espacio público como aplicación del dogma de la seguridad en condiciones de crisis capitalista, es una de las estrategias de desarrollo fundamentales de la represión estatal. El sector de la seguridad es, a lo mejor, el único que está en desarrollo dentro de la crisis, mientras que el empobrecimiento, el desempleo y la indigencia, son vía única para una buena parte de la sociedad.

Los ricos, los negocios lucrativos que explotan al potencial obrero (Plaisio, joyerías en en centro de Atenas) y los bancos, se están fortaleciendo, poniendo puertas de seguridad, cámaras de vigilancia y bravucones-seguratas. Todo eso sirve para vigilar a los trabajadores y el espacio público, y para asegurar el lucro de las empresas capitalistas.

Así pues, en la esquina de las calles Panepistimíu y Benaki hace tiempo que ha aparecido un grupo de seguratas, el cual patrulla por el espacio público con el pretexto de la vigilancia de los negocios comerciales altamente lucrativos. La acción de dicho grupo, cuyos miembros patrullan por las calles de la metrópolis como unos mercenarios paraestatales, se complementa con incidentes de desalojo y represión de grupos marginales (drogadictos, personas sin techo).

Como ha sido demostrado en el pasado, los ejércitos privados de las empresas de seguridad privadas están íntimamente asociados y colaboran con Aurora Dorada. En concreto, la empresa de estos vigilantes de seguridad, además del hecho de que contribuyen a la fascistización del espacio público, está demostrado que recluta a fascistas y bravucones que buscan un trabajo que sea concordante con sus valores podridos y sus ideales misántropos.

Las formas que usa el Estado para invadir el espacio público y para intensificar su soberanía y su control en él dependen de las características especiales de cada zona (barrio) y de los fines de sus planificaciones. En el barrio de Exarjia las mafias de la droga están tratando de jugar este papel. En barrios más marginales (Pérama), juegan este papel los fascistas, siendo sirvientes leales del Capital y títeres de los armadores y la plutocracia.

Nuestro enfrentamiento con los grupos organizados (cualquiera que sea la forma y el contenido que tengan) que tratan de invadir el espacio público imponiendo su hegemonía y el lucro de la patronal, es inevitable. Porque la dominación de estos grupos sobre el espacio público tendrá unas consecuencias corrosivas y disgregadoras (desintegradoras) para los movimientos y los luchadores.

PD. Sonreímos, pues, con la paliza que recibieron en la esquina de las calles Panepistimiu y Benaki, y avanzamos en las cuestas arriba mágicas de nuestros deberes de clase, con la cabeza en alto.

Antifascistas, compañeros/compañeras

El texto en griego, portugués.

Enlace corto: http://verba-volant.info/es/?p=12244.

Deja un comentario

*

Archivo