El siguiente texto sobre las condiciones de trabajo y de supervivencia de los modernos esclavos en un negocio del sector turístico está basado en las denuncias publicadas en un texto de la página web http://seasonfight.gr/.

Las condiciones laborales de los esclavos asalariados en el hotel de Santorini Spiliotica on the Cliffs que se describen más abajo reflejan las condiciones de supervivencia de una buena parte de los esclavos asalariados en el sector de la alimentación y del turismo durante la temporada alta, o sea durante los cinco, seis o siete meses al año en los que se trabaja en las islas.

A principios de la temporada el dueño de este hotel contrató a unos trabajadores para la temporada. En el contrato firmado la jornada laboral era de nueve horas diarias y el sueldo de los trabajadores eran unos 1.100 euros. A los pocos días el patrón exigió a los trabajadores a trabajar al menos catorce horas diarias. Cuando llegó el momento de cobrar, los trabajadores se percataron de que las sorpresas desagradables no tenían fin: El importe que se les depositó a los más afortunados era de 866 euros. No todos los trabajadores han cobrado el dinero de su sueldo. El dueño del hotel todavía debe dinero a la mayoría de ellos.

Sin embargo, el terrorismo de la patronal en este negocio turístico va más allá: Hace unos días el dueño del hotel se atrevió a pegar a una trabajadora por haber dormido con su novio en la casa-calabozo que se le había concedido. Este incidente tuvo lugar delante de sus hijos y de algunos de los trabajadores en el hotel. Cuando la trabajadora protesató por el dinero que se le debía, la hija del dueño la insultó verbalmente y con gestos sexistas.

Las condiciones de higiene en el alojamiento en que viven los esclavos asalariados son por lo menos inaceptables y muy peligrosas para su estado de salud. Al principio el patrón-bravucón les había prometido a los trabajadores que sólo dos personas del mismo sexo compartirían una habitación. Por supuesto no cumplió con su palabra. En una habitación viven seis chicos y chicas, descontando los insectos y los reptiles que diariamente comparten con ellos el cuarto. El alojamiento se encuentra en el sótano de un edificio viejo, sin ventilación.

Las condiciones de trabajo y de supervivencia de los esclavos asalariados en el hotel Spiliotica On the Cliffs son las mismas que las condiciones de esclavitud de muchísima gente en la isla, en otras islas y en los lugares turísticos de la península, así como en los barcos de cruceros. Cada primavera miles de personas, jóvenes sobre todo, se ven forzadas a “emigrar” a las islas para pasar unos meses de pura esclavitud en los negocios de la industria turística del país. El número de los turistas puede aumentar o disminuir, sin embargo, año tras año el salario de estos esclavos modernos va reduciéndose y las condiciones laborales van empeorando, al mismo tiempo que las ganancias de los patrones, pequeños o grandes, van aumentando.

El texto en portugués.

Deja un comentario

*

Archivo