El domingo 28 de diciembre de 2014 la Policía cargó contra una concentración de huelguistas y solidarios, reunidos fuera de la librería Ianós, en el centro de Atenas. Los manifestantes estaban protestando contra la abolición del domingo como día festivo, y en concreto contra la celebración de un evento dentro de esta librería, en el mismo día que la Asociación Sindical de Trabajadores en Librerías, Papelerías y Editoriales del Ática (provincia de Atenas) había convocado una huelga de 24 horas en el sector del libro.

Como hemos detallado en otra entrada nuestra, el evento había sido organizado por esta librería en conjunto con la emisora de radio “105,5fm”, afiliada al partido izquierdista Syriza. La emisora era consciente de que la patronal de esta librería había violado reiteradas veces los derechos laborales de los trabajadores.

Hasta el momento de la carga policial todo andaba bien para los izquierdistas: Fuera de la librería los manifestantes rodeados por escuadrones de la Policía, desplegando pancartas, gritando lemas contra los esquiroles y la represión, y dentro de ella los esclavos asalariados que habían sido forzados a trabajar en domingo, y unos cuantos payasos preparando su evento, desinteresándose de lo acontecido fuera de su microcosmos.

El dueño de la librería Ianós demandó a los manifestantes, dando luz verde a la Policía a cargar contra ellos. Cinco manifestantes fueron detenidos por la Policía durante la carga. Un poco más tarde uno de ellos fue puesto en libertad. Los demás serán procesados mañana.

Sólo después de la carga policial la emisora de radio se vio forzada a anunciar en su página web: “después del ataque inaceptable y violento realizado hoy por las fuerzas de represión contra los huelguistas de la Asociación Sindical de Trabajadores en Librerías, Papelerías y Editoriales, la emisora interrumpe su colaboración comercial con la librería”.

Se trata de un ejemplo ilustrativo de hipocresía. ¿La autodenominada “emisora que escucha” no había escuchado nada? ¿No se había enterado de nada? ¿Hizo falta una carga policial contra huelguistas, ordenada por el colaborador de los izquierdistas, para que estos últimos se enteraran de que se había convocado una huelga? ¿Hizo falta esta carga policial para que se enteraran de que esta “colaboración comercial” era una colaboración con un patrón que trata a los trabajadores como esclavos?

La respuesta a todas estas preguntas retóricas es que simplemente los izquierdistas se habían enterado de todo eso mucho antes de la represión “inaceptable y violenta” de la movilización huelguista. Y optaron por echar por otro camino, el de la colaboración con el Capital. La represión de la concentración de los huelguistas les estropeó (temporalmente) los planes y les forzó a hacer el ridículo. Porque es por lo menos hipocresía denunciar la represión de los huelguistas que estaban manifestando contra tu “colaboración comercial” y tu actitud en contra de la huelga.

¿Qué pueden tener pues en común la finalización de una “colaboración comercial” y la represión de una concentración de huelguistas? La Izquierda SA.

Enlace corto: http://verba-volant.info/es/?p=9328.

Deja un comentario

*

Archivo