Últimamente la patronal de la cadena de tiendas de productos electrónicos Public ha procedido al despido de decenas de trabajadores. En el bienio 2013-2015 las ganancias de la empresa han batido récord. En concreto, según los datos de la propia empresa, en este período sus ganancias aumentaron un 34% en comparación con las de los años anteriores. Las ventas en diciembre de 2014 aumentaron un 10% con respecto a las de diciembre de 2013. Al mismo tiempo en plena “crisis” la empresa Public se ha extendido a muchas ciudades del territorio del Estado griego. En la actualidad tiene 48 tiendas y una gran parte de la cuota del mercado en el sector de los productos informáticos y electrónicos en general.

Los despidos comenzaron en 2012 y fueron acompañados por recortes salariales a los ya bajísimos sueldos de los esclavos asalariados de la empresa. Las primeras “víctimas” fueron los que cobran los sueldos más…altos, o sea unos 600-700 euros al mes, así como los trabajadores que según la Dirección de Public “no cumplían con el perfil de la empresa”. ¿Pero cuál es este perfil de Public y de qué tipo son las relaciones laborales que su patronal quiere imponer a los esclavos asalariados contratados por ella?

Public contrata a los trabajadores en cuyos contratos individuales se cita que no tienen acción sindical. Cada dos por tres pone objetivos de productividad que se tienen que alcanzar, aumentando el ya alto nivel de intensificación del trabajo. También, Public ha establecido el sistema de valorización de los trabajadores según las ventas que cada uno de ellos haya realizado. De este modo, la Dirección tiene un pretexto para despedir a los últimos en ventas. Y como en este sistema siempre habrá últimos, siempre habrá candidatos a ser despedidos.

Los esclavos asalariados se ven forzados a trabajar los domingos que abren las tiendas. Sin embargo, en estos domingos trabajan hasta cinco horas. Así no cobran el suplemento por festivo, ni tienen derecho a un día libre dentro de la semana siguiente. Ya no hay días libres en Navidad y en otros períodos en que el consumismo se ve aumentado. No obstante, los trabajadores son forzados por la patronal a declarar en la Inspección de Trabajo que han tomado estos días libres.

En este caso la patronal de Public ha estudiado bien la legislación laboral, la cual es totalmente anti-obrera. Al parecer, en otros casos hace caso omiso de sus cláusulas. Por ejemplo, en Public no se registran las horas extraordinarias. Tampoco hay taburetes para los dependientes, tal como está previsto en la legislación relativa. Una buena parte de los trabajadores proceden de a cisterna de los llamados beneficiarios, es decir mano de obra barata y desechable.

Deja un comentario

*

Archivo