Sigue el comunicado emitido por el grupo de anarquistas que realizó hace unos días un ataque a las oficinas de una notaria que celebraba subastas inmobiliarias extrajudiciales.

Εl jueves 18 de enero de 2018 atacamos a las oficinas de la notaria Barbara Sgura, en la calle Kapodistriou, 18, en el barrio de Exarjia, rompiendo la puerta y destruyendo el equipamiento material-técnico (ordenadores, impresoras, e.tc.) hallado en el interior de las oficinas. Dicha notaria colabora con un banco y participa en subastas inmobiliarias electrónicas.

Hemos optado por poner en el punto de mira a los notarios que colaboran con los bancos o con el Estado, el cual a su vez ha entrado en el “campo” de las subastas inmobiliarias, ya que en realidad es uno de los órganos ejecutivos que contribuye a la aplicación de una de las medidas más duras.

Nos oponemos a las subastas inmobiliarias, percatándonos de la extensión que pueda tener dicha medida, afectando a nuestra necesidad de tener una vivienda. Estamos convencidos de que esta medida concierne principalmente a nosotros, ya que, pese q que se han realizado, impedido o se han tratado de realizar pocas subastas inmobiliarias, cuando el Estado y los bancos “hayan acabado” con los “deudores acomodados”, se habrá allanado el camino para la ofensiva contra nosotros. Al mismo tiempo, el gobierno juega su juego comunicativo, sosteniendo que se sacan a subasta sólo inmobiliarios de “grandes deudores”.

Desde luego, el número de las subastas inmobiliarias empezará a aumentar, ya que están incluidos en los requisitos (impuestos por la Troika) y el juego comunicativo no será válido durante mucho tiempo, sobre todo porque las subastas realizadas hasta hoy son pocas en comparación con las exigencias. En respuesta a las resistencias sociales y el movimiento multiforme que se opone a las subastas inmobiliarias, electrónicas o no, proceden a la aplicación generalizada de las subastas inmobiliarias electrónicas, tanto de las que se realizan en los tribunales en beneficio de los bancos, como de las que se realizan por deudas al Estado (desde el 1 de mayo de 2018). Adicionalmente, después de una demanda de los notarios, realizada para conseguir más seguridad, la obstaculización de la celebración de las subastas y el ataque a las oficinas de los notarios se han convertido en delitos flagrantes. La última acción (del gobierno) ha sido el uso de maderos vestidos de paisano para guardar las oficinas de los notarios, así como el refuerzo de las patrullas de los grupos motorizados de la Policía por estas oficinas.

Los de abajo están recibiendo una ofensivsa. Estamos transcurriendo un período en el cual cualquier acervo (conquista) laboral se está aboliendo. La culminación fue la ley sobre la huelga que está incluida en la propuesta aprobada el 15 de enero de 2018. El intento de hacer añun mñas difícil la convocatoria de una huelga refleja sus preocupaciones por las resistencias sociales que están porvenir. Cuando el Estado muestra sus dientes, muestra también sus temores.

Debemos luchar por nuestra necesidad de tener vivienda, la cual, a su vez, se está convirtiendo en algo nada seguro en la Grecia de la crisis. No vamos a luchar por el concepto de la propiedad, sino que debemos defender nuestra vivienda, no podemos entregarla sin luchar a los bancos y al Estado. Debemos enfrentarnos por todos los medios posibles a toda esta gente que está frente a nosotros y hace negocios con nuestras necesidades: Bloqueando las subastas inmobiliarias, atacando a los depredadores de todo tipo, creando comunidades en nuestros barrios, u ocupando casas para dar techo a nuestras necesidades.

Mientras siembran temor, estarán cosechando rabia. Tolerancia cero a todos los que hacen negocios con nuestras necesidades. Las subastas inmobiliarias tendrán consecuencias para los que las hacen.

Anarquistas

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo