Comunicado del centro social ocupado del barrio ateniense Nea Filadelfia “Centauro”, titulado “Algunas palabras sobre la ocupación de “Centauro” y la guerra sucia que le hacen las autoridades municipales”. El comunicado fue emitido por el CSO ante el peligro de su demolición por las autoridades municipales.

Como era de esperar, la ocupación realizada del espacio abandonado “Centauro” dentro del parque del barrio de Nea Filadelfia, con el fin de convertirlo en un centro social abierto, tiene enemigos entre los miembros de la autoridad municipal y más allá de ella.

Desde las primeras horas después de la ocupación, el propio alcalde en persona y voluntariamente (sin siquiera se hubiera realizado una reunión del Consejo Municipal), con una carta que nos notificaron las fuerzas policiales a las que él había llamado, pedía la evacuación del edificio de los okupas. Después de desavenencias y desacuerdos que hubo dentro de la facción municipal “Fuerza Ciudadana”, se decidió la retirada de las fuerzas de represión.

Por supuesto, cualquiera que hubiera sido su decisión (ya sea la tolerancia o el desalojo violento), nuestra decisión seguirá siendo la misma: Quedarnos en el espacio de la okupa y defender nuestra decisión política que nos condujo a la ocupación del edificio.

Y ya que el alcalde no logró evacuar el centro social con la llamada Policía antidisturbios, la mañana del lunes 20 de abril de 2015 trató de volver a los trabajadores municipales contra el espacio social, actuando como protectores de la autoridad municipal, enviándolos a cortarnos el suministro eléctrico.

Hay una diferencia a nivel de principios entre las personas que ocuparon “Centauro” y los de la autoridad municipal, con respecto al cómo perciben el término espacio público. Para nosotros, e espacio público significa un espacio abierto a todos aquellos que respetan los principios fundamentales de la igualdad, la libertad y la solidaridad, funcionando con estructuras anti-jerárquicas y con proyectos que atienden las necesidades sociales de “los de abajo”. Un lugar abierto que opere fuera de las lógicas de la delegación y la mediación, y en el cual cada uno de nosotros y juntos tomemos la vida en nuestras manos. Un lugar que esté lejos de actitudes (percepciones) racistas, sexistas y homofóbicas. Para el Municipio significa un espacio alquilado a un individuo en forma de cafetería municipal, así que sirva a intereses privados, aportando beneficios a los empresarios, y así que ellos a su vez devuelvan una pequeña parte de ellos al Municipio.

De este modo, el alcalde, a pesar de que en el pasado andaba predicando que apoya los proyectos públicos (ya sea por motivos electoralistas o por razones estratégicas), al tratar nosotros de abrir un espacio público abandonado durante años, inició un ciclo de difamaciones, identificándonos con los intereses privados que codician este espacio público. Es evidente que no nos esperábamos que aplaudiera esta acción nuestra, confirmando así lo que la historia ha demostrado, o sea que lo de todos juntos es una utopía.

En cuanto a los edificios ilegalmente construidos dentro de parque, queremos mencionar que no había habido ninguna demolición ni durante el funcionamiento del espacio como una cafetería para el beneficio del Capital, ni mientras este estaba en ruinas. Tampoco se ha hecho alguna referencia a la demolición de los demás edificios de hormigón dentro del parque (instalaciones meteorológicas, iglesia, instalaciones del servicio municipal de limpieza, jardín zoológico, restaurante de la residencia de mayores, cine al aire libre). Entonces, la represión no concierne a la construcción ilegal de un edificio, sino a la confrontación política entre el Estado-Capital y los segmentos de la sociedad que resisten. Es una confrontación que ya se ha iniciado, y nosotros por nuestra parte no va a retroceder y dejar nuestra vida en sus manos. En cuanto al falso dilema sobre los árboles y el cemento, responderán los habitantes de Nea Filadelfia. Esto es algo que para nosotros sólo puede hacerse a través de procesos horizontales en los que todos deciden juntos (en común).

Del Municipio y de los otros esbirros (periodistas locales-reproductores de la voz del Poder) no aceptamos críticas sobre la forma de nuestra lucha, ya que sus acciones no se realizan en el ámbito del movimiento, y porque ellos se dedican a la ”guerra de comunicados” en relación con la gestión de la ofensiva del Capital.

El Centro Social Centauro está frente a todas las instituciones, y a causa de su índole política está en contra de cualquier ley que imponga la privatización y el saqueo de los espacios públicos.

El Centro Social Ocupado Centauro es el espacio en el que se albergarán asambleas políticas, culturales, sociales y de otra índole, así como estructuras de solidaridad. Nuestra preocupación principal, por lo tanto, es abrir el espacio para convertirlo en un lugar operativo, y luego, cuando las asambleas lo deseen, sin chantajes políticos se tomará una posición política sobre cualquier asunto.

No nos hacemos ilusiones sobre cualquier tipo de tolerancia por parte de una autoridad municipal “izquierdista”. De todas formas, esto ha sido demostrado desde las primeras horas de la ocupación del espacio. Lo que molesta a cualquier autoridad municipal es perder el dominio de los lugares públicos, cuando ellos pasan a manos de los explotados. El enfrentamiento ha sido, es y será entre el Estado/Capital y el mundo de la lucha. Es obvio quien está en cada lado (bando)… Nosotros no vamos a marcharnos hasta que no se vean forzados a levantarnos por la fuerza.

Por último, expresamos nuestra solidaridad con el amplio movimiento de las ocupaciones, que en este momento está siendo atacado por el Estado, y la justa lucha de los huelguistas de hambre y de los solidarios con su lucha dada todo el período anterior. De todos modos, muchos de nosotros hemos participado y participamos en el movimiento contestatario, y tenemos la intención de hacerlo también (en cuestiones de solidaridad con las ocupaciones) como proyecto. También señalamos la importancia de la masividad de los solidarios el día que llegó la Policía antidisturbios, la cual, junto con nuestra determinación de defender el espacio, impidió cualquier tentativa de evacuación (desalojo).

Diariamente en el espacio se hacen obras y se celebran asambleas abiertas.

CSO Centauro

El texto en griego.

Fotos de las obras que se han realizado en el edificio abandonado, aquí.

Deja un comentario

*

Archivo