Durante los últimos meses estamos experimentando una nueva ofensiva totalitaria por parte del Estado y sus aparatos represivos. Εn los próximos días el Régimen va a aprobar la creación de las llamadas cárceles de “condiciones de detención especiales”. Se trata de unos verdaderos infiernos, unas cárceles dentro de las cárceles existentes, cuyo fin será la mutilación mental y la trituración de la personalidad de los encarcelados.

Los detenidos en estas nuevas cárceles no tendrán derecho a solicitar permiso de salida de la cárcel ni siquiera por unas horas. Tampoco tendrán derecho a pedir la suspensión de su sentencia. Las condiciones de detención serán horrorosas: los detenidos estarán literalmente encerrados en sus celdas 23 horas al día, sin tener ningún contacto con ningún otro encarcelado u otra persona, y sin tener derecho a ninguna actividad personal o colectiva. Sus celdas estarán situadas en una sección especial de la cárcel, totalmente aisladas unas de otras. La comunicación de los detenidos en ellas con el mundo será de escaso a inexistente, ya que se limitarán notablemente las visitas que podrán recibir, el tiempo de su duración, así como las llamadas telefónicas que podrán hacer.

La Policía tendrá el control absoluto y directo de estas nuevas cárceles. Maderos de varios cuerpos de la Policía se van a instalar dentro de ellas, y serán ellos y no los funcionarios penitenciarios los que se encargarán del control de los presos y de sus celdas, de cualquier traslado suyo, y en general de su vigilancia constante durante las 24 horas del día. Los maderos de la denominada Unidad Antiterrorista podrán irrumpir en ellas y proceder a efectuar requisas a la hora que sea, o sea insultar, maltratar e incluso torturar a los presos.

Los presos a los que el Régimen quiere meter en estas cárceles-infiernos serán todos los acusados o detenidos por robo o extorsión, los presos políticos, los que han sido condenados a una pena de más de diez años, los que han participado en motines, y en general todos los que serán calificados de peligrosos por los aparatos represivos del Régimen. En cada una de estas cárceles habrá un fiscal penitenciario, el cual será el déspota de ella, rindiendo cuentas a los altos dignatarios del Régimen.

Al mismo tiempo los chivatos gozarán de un tratamiento especial. La nueva ley penitenciaria prevé una serie de privilegios para los detenidos que colaboren con las autoridades, dando información que conduzca a la detención de otros, sobre todo de los acusados  de actos “terroristas”. Este tratamiento privilegiado incluirá la suspensión de sus penas y podrá llegar hasta su excarcelación.

Los presos en varias cárceles ya han comenzado movilizaciones contra la creación de estas cárceles-infiernos de “condiciones de detención oficiales”. El jueves 27 de marzo se realizó en Tesalónica una concentración bajo lluvia. El viernes 28 de marzo se va a realizar en Atenas la primera manifestación y marcha masivas contra este nuevo totalitarismo y medievo represivo. La concentración será a las 18:00h en los Propileos de la vieja Universidad, en el centro de Atenas.

El texto en portugués.

Un comentario para “Movilizaciones contra la creación de cárceles de “condiciones de detención especiales””

Deja un comentario

*

Archivo