En pleno verano la patronal de Media Markt anunció a sus esclavos asalariados las nuevas medidas laborales que les va a imponer muy pronto. Aprovechándose de la legislación anti-obrera y de la falta de cualquier tipo de organización o reacción por parte de ellos, la patronal ha decidido cambiar los contratos laborales individuales, por supuesto empeorando aún más la situación de los trabajadores, los cuales están contemplando la violación de su vida como si vieran una película, permaneciendo inertes, sin la mínima voluntad de organizarse colectivamente, esperando patéticamente su muerte lenta.

De los llamados contratos a jornada completa se pasa obligatoriamente a los nuevos contratos a jornada parcial. Estaría la sobre decir que la decisión fue tomada de forma unilateral. ¿De qué otra manera podría ser tomada? Todos los que trabajaban ocho horas al día, cinco días a la semana (y unos cuantos más sin cobrar…) trabajarán seis horas al día, cinco días a la semana, con horario seguido, u ocho horas al día, tres días a la semana, con horario partido. Cuando empiecen a aplicarse estas nuevas, el salario de los trabajadores se reducirá aún más. En otras palabras, si hasta ahora cobraban las migajas del salario mínimo que les permitían sobrevivir sin dignidad, a partir de ahora los que firmen el nuevo contrato darán una prórroga breve a su aniquilación. Si alguien no acepta firmar el nuevo contrato, será despedido.

Los jefes sindicales del sindicato vertical de los trabajadores en el sector del comercio llaman a los tranajadores en Media Markt a afiliarse al “sindicato” y a delegar su vida a ellos. Algunos de los trabajadores lo harán, pensando que de esta manera quizá puedan salvarse el pellejo y eviten ser despedidos por arte de magia. La mayoría de ellos ni siquiera esto está dispuesta a hacer. Seguirá sometiéndose a los patrones, con la cabeza agachada y la dignidad por el suelo. Andarán diciendo estos miembros de la clase obrera: “Menos mal que tenemos trabajo”, teniendo la ilusión falsa que han sobrevivido a este fenómeno natural llamado “crisis” por ser dóciles, obedientes y serviles, aguardando con paciencia a que se acabe, como uno espera a que deja de llover cuando lo pilla la lluvia en medio de la calle sin paraguas. Seguirán luchando, no por sus derechos laborales o por derrocar el régimen de la esclavitud asalariada, sino por alcanzar el título del “empledo del mes”.

Por ahora ningún grupúsculo autodenominado como anarquista ha emitido alguno de estos largos y aburridos comunicados genéricos, escritos en lenguaje de madera, llamando a los esclavos asalariados de Media Markt a auto-organizarse, a tomar la vida en sus manos, e.tc. Claro, estamos en verano y las vacaciones de los que emplean el nombre de este ámbito político suelen ser muy largas. Además, estos temas no están incluidos en sus prioridades.

El texto en portugués.

Deja un comentario

*

Archivo