108065g-dsc_0334408722_466573430032306_838215410_n1349790120186greciac4A4w4jyRCEAAhSnMA4xFZrzCcAA-x2Cimagephoto_1_sintagma0xvnwpsyntagma-merkel-mat108077-09greece4_cnd--articlelargeindy6
El martes 9 de octubre el centro y una buena parte de la zona suburbana de Atenas se convirtieron en una “ciudad prohibida” ocupada por los mercenarios de las fuerzas pretorianas del Régimen. Desde la mañana la Policía comenzó a realizar centenares de retenciones. Fue retenido una persona que estaba protestando fuera de la embajada de Alemania, doce estudiantes de escuela secundaria que estaban sentados en los escalones de la plaza mayor de Atenas, varias personas más en la misma plaza y en sus alrededores, un bloque entero de manifestantes de la colectividad «Red por los Derechos Sociales y Políticos» que estaba marchando hacia la plaza y varios manifestantes que se estaban dirigiendo a la plaza mayor de Síntagma.

Por la mañana los trabajadores de un hospital del centro de Atenas que llevan meses sin cobrar estaban manifestando fuera del hospital cuando recibieron una carga por parte de los maderos-terroristas del denominado equipo antidisturbios. Los maderos trataron de bloquear a los trabajadores y no permitirles salir fuera del hospital, por estar situado en una de las avenidas por donde iba a pasar la canciller alemana. Los maderos dispararon gases lacrimógenos dentro del hospital  trataron de disolver la manifestación de los trabajadores. Sin embargo, ellos no se desanimaron y cuando pasaron los coches de la caravana de Merkel gritaron lemas y tiraron unas botellas contra ellos.

La plaza mayor de Atenas Sintagma estaba abarrotada de gente desde el mediodía. Unas tres horas más tarde los manifestantes que estaban más cerca del Parlamento, en la parte alta de la plaza, comenzaron a zarandear las vallas metálicas que había colocado la Policía delante del Parlamento. Los maderos respondieron enseguida con gases lacrimógenos y granadas aturdidoras. Los enfrentamientos con las fuerzas represivas empezaron en la parte alta de la plaza y se propagaron por una zona muy extensa a lo largo de la calle mayor que corre delante del Parlamento, así como en varias calles perpendiculares a ella. Los manifestantes que trataron de huir hacia la otra plaza del centro de Atenas, Omonia, en su mayoría fueron detenidos por los maderos de los llamados equipos antidisturbios.

Desde el comienzo de los enfrentamientos la Policía intensificó los controles en todas las estaciones de metro que estaban abiertas y las retenciones preventivas. El terrorismo estatal se propagó por todo el centro de la ciudad. A las 16:00h la Policía intentó rodear y vaciar la plaza de Sintagma de los manifestantes. Los enfrentamientos y las persecuciones de manifestantes se trasladan ahora a la parte baja de la plaza y a las calles circundantes. Continúan las detenciones y las palizas a manifestantes. Entre ellos unos manifestantes mayores de edad recibirán una carga cruel por parte de los mercenarios de la guardia pretoriana del Régimen. Una hora más tarde varios manifestantes siguen enfrentándose a las fuerzas represivas. A eso de las 18:00 la Policía realizó otra carga contra los manifestantes que se habían quedado en la plaza de Síntagma y en las calles de sus alrededores.

Hay que señalar que la gente que participó en la manifestación de protesta contra la visita de Merkel fue muy heterogénea. Desde nacionalistas y pacifistas hasta izquierdistas, anti-autoritarios y gente que está sufriendo la miseria y la indigencia de la política neoliberal que está imponiendo la Soberanía, el Fondo Monetario Internacional y sus lacayos locales. Como era de esperar, el auto-denominado Partido Comunista realizó su propia manifestación y su marcha llegó a Síntagma, marchándose apenas comenzaron los primeros enfrentamientos con la Policía.

Deja un comentario

*

Archivo