El 21 de julio de 2012, a la medianoche, Petros Kapetanópulos oyó voces cerca de su casa, en el barrio Colono (Atenas). Acababa de poner a dormir a su hijo pequeño y le dijo a su esposa que iba a bajar a ver qué pasaba. Al bajar vio a cinco policías del grupo motorizado Dias, que habían detenido  a un inmigrante. Uno de los agentes tenía una pierna encima del vientre del arrestado. “¿Por qué hacéis eso? Ya está detenido, no hace falta violencia”, les dijo Petros Kapetanópulos. Los policías le contestaron que ellos no estaban pisando al detenido y al momento empezaron a pisarlo con mucha más fuerza. “Esto sí significa pisarle”, le dijeron. Petros Kapetanópulos les reiteró que eso era tortura de una persona ya detenida. El resultado fue la detención de Petros Kapetanópulos.

A continuación, el inmigrante fue acusado (acusación que posteriormente admitió) de haber robado el bolso de una mujer porque tenía hambre, mientras que Petros Kapetanópulos fue acusado de “resistencia a la autoridad”, “falso testimonio”, “intento de liberar a un detenido” (algo que ni siquiera consta en los testimonios del agente policial, que es el único testigo acusador). En las diligencias, la fiscal reiteró todos los cargos y añadió contra Petros Kapetanópulos la acusación de “complicidad a robo simple”, que es un delito grave.

Después de todo esto, entre otras cosas, es probable que Petros Kapetanópulos se quede hasta cuatro años sin ingresos, porque como funcionario público es automáticamente suspendido mientras esté acusado de delito grave. Al mismo tiempo, se ve amenazado con penas de prisión de muchos años, si no queda absuelto por el tribunal.

En la rueda de prensa que se dio, el abogado de Kapetanópulos presentó la situación legal de su cliente, y después, representantes de partidos políticos, organizaciones sociales y sindicatos expresaron su solidaridad y apoyo, y hablaron de “un Estado que desea que el ciudadano no esté interesado por el prójimo”.

Texto de protesta

Los abajo firmantes divulgamos los hechos y protestamos a favor del ciudadano Petros Kapetanópulos, por la democracia, por la justicia y contra cualquier tipo de fascismo, cualquiera que sea la máscara que éste lleve.

Exigimos que se retiren todos los cargos injustos y que se restablezcan la justicia y la democracia.

Toda la sociedad griega debería protestar contra el fascismo de uniforme oficial que ataca los derechos humanos, con varias formas de torturas, maltratos y humillaciones. Deberíamos contratar a abogados y acudir a la ONU, a Amnistía Internacional y a todos aquellos que apoyan los derechos humanos para transformar en acusados a quienes se atreven a comportarse de modo arbitrario y fascista solamente porque llevan el uniforme del… Poder.

Son hechos que no afectan solamente a Grecia sino a toda la comunidad internacional. El ciudadano Petros Kapetanópulos con su acción defendió la Justicia. Actuó contra el fascismo y la injusticia y en defensa de los derechos humanos.

¡Y en este momento está acusado precisamente por esto!  Está en peligro de perder su salario por 4 años, porque es funcionario público, y al mismo tiempo es injustamente acusado de delito grave.

Y todo por protestar contra una acción fascista, la cual vio acontecer delante de sus propios ojos, y reaccionó por humanismo y sentimiento de justicia. Si deseamos ser defensores de estos derechos humanos y también ciudadanos, demócratas y ¡personas humanas simplemente! debemos defender a Petros Kapetanópulos activamente.

¡Estamos contra el fascismo, y fascismo no es solo el nazismo sino también los maltratos de cualquier tipo y en cualquier forma, así como la indiferencia!

Firmamos a favor de la absolución inmediata de Petros Kapetanópulos y la absolución de todos los cargos en su contra. Por el restablecimiento de la justicia y la democracia.

Movimiento Pro Petros Kapetanopoulos

Ciudadanos griegos

Correo electrónico: yperkapetanopoulou@gmail.com

Firmas de apoyo aquí. Podeis leer información en varios idiomas y firmar aquí.

Blog de apoyo  a Petros Kapetanópulos: http://yperkapetanopoulou.wordpress.com/

Deja un comentario

*

Archivo