La Democracia acusa a estudiantes de secundaria de delitos graves y les prohíbe presentarse a los exámenes de selectividad por haber participado en ocupacionesEl terrorismo de Estado en las escuelas secundarias continúa más intensificado. La Policía se ha encargado del funcionamiento de las escuelas secundarias y de la tarea de la represión de los estudiantes que han participado en movilizaciones estudiantiles y ocupaciones de escuelas. En varias escuelas secundarias del territorio del Estado griego los aparatos represivos del Régimen han incoado procedimientos penales contra estudiantes de secundaria menores de edad que participaron en las últimas movilizaciones estudiantiles, acusándolos de delitos graves, mientras que en un caso conocido prohibieron a estudiantes presentarse a los exámenes de selectividad por haber participado en ocupaciones.

Hace unos días la Policía llamó a la directora de los tres últimos cursos y al director de los tres primeros cursos de la escuela secundaria del barrio del Pireo Keratsini para que testificara y delatara a los estudiantes de secundaria de la escuela que habían participado en la última ocupación de ella el octubre pasado. El año pasado decenas de estudiantes de secundaria de colegios en el norte de Grecia fueron expulsados por haber participado en manifestaciones contra la instalación de una minería de oro en Calcídica. En octubre de 2011 fiscales, policías y paraestatales irrumpieron en escuelas secundarias ocupadas para reprimir las movilizaciones juveniles. El mes anterior el gobierno neoliberal pretendió prohibir la política en las escuelas, con una encíclica del Ministerio de Educación de 1985, según la cual “queda prohibido cualquier discurso de contenido político dentro de las escuelas, dirigido a los educadores o a los estudiantes por parte de representantes de partidos, de órganos colectivos o por otras personas”.

El director se negó a colaborar con las fuerzas represivas del Régimen. Por el contrario, la directora, actuando como una genuina chivata, entregó a los maderos los nombres y apellidos de ocho alumnos que según ella habían participado en la ocupación. Cuando se le preguntó si se había chivado a los estudiantes, se negó a contestar amenazando a uno de los padres con echarle fuera de su oficina. Al mismo tiempo llamó a la Policía, pidiéndole que lo detuvieran y que confiscaran su teléfono móvil, temiendo que hubiera grabado toda la conversación que habían tenido.

Después de esta evolución, los ocho jóvenes fueron llamados por la comisaría del barrio a testificar. Los policías preguntaron a los chicos a qué se dedicaban sus padres, qué habían votado en las últimas elecciones, cuál es la situación económica de su familia, cuál es la ideología o las convicciones políticas de sus profesores, porqué habían realizado la ocupación, quiénes habían sido los profesores que los habían apoyado, y si habían sido incitados por algún partido político o por algunos de sus profesores.

En la comisaría los jóvenes fueron informados de que son acusados de delitos graves, y de que según los policías no tienen derecho a presentarse a los exámenes de selectividad (ingreso) para las universidades mientras sigan los procedimientos penales contra ellos. Cuando la Asociación de Profesores local pidió a la Policía que le explicara en qué ley se basó para proceder a estas acciones, la respuesta que recibió dejó atónitos incluso a los partidarios o defensores de la Democracia.

Los maderos enseñaron a los profesores un documento de la Dirección General de la Policía, en el cual se les ordena a todas las comisarías registrar todas las escuelas de su barrio, contactar con los directores de ellas con el fin de “registrar sus problemas y necesidades”, “recibir peticiones que pudieran realizar los directores de las escuelas con respecto a temas asociados con el Ministerio de Orden Pública y de la Policía”, redactar reportes pertinentes sobre todo eso, y presentarlos a las Subdirecciones de la Policía locales… Después de haber recibido esta orden, maderos de la comisaría de un barrio de Atenas visitaron a los directores de varias escuelas secundarias, primarias y…guarderías de su barrio.

Señalamos que el caso de la represión de los estudiantes de la escuela secundaria de Keratsini no es ni el primero ni el único. Directores de varias escuelas secundarias, después de haber sido contactados por la Policía han entregado a las fuerzas represivas del Régimen los datos de estudiantes que según ellos participaron en las últimas movilizaciones estudiantiles y ocupaciones de escuelas, o “incitaron” a otros estudiantes a proceder a tales acciones. En dos casos de escuelas de las provincias, !alumnos de secundaria han sido procesados por haber participado en ocupaciones hace tres años! Todos estos jóvenes están acusados de varios delitos graves.

El denominador común de todos los comunicados de los partidos o colectivos izquierdistas y de las asociaciones progresistas es su sorpresa, la afirmación que “estas prácticas convierten las escuelas en terrenos de control, manipulación y aterrorización de los profesores y los directores de las escuelas”, y la constatación de que “obstaculizan la labor educativa”…La Asociación de Profesores local en su comunicado pide “que la escuela regrese cuanto antes a su funcionamiento regular y a sus fines educativos”

Dejamos de lado el hecho de que en sus comunicados se hace mención tan sólo a los profesores y los directores de las escuelas, y no a los alumnos, quienes son los receptores principales del terrorismo de la Democracia. En el actual sistema sociopolítico las escuelas son instituciones de manipulación de los jóvenes, de producción de personas dóciles y obedientes, de su integración en la jerarquía este sistema, y por ende de reproducción y perpetuación del sistema imperante en general, y de su estructura e ideología en concreto. Este es el papel que tiene que cumplir el sistema pedagógico entero y los que lo sirven. Para nosotros es algo más que obvio que este papel no es nada neutral. Todo esto es llamado “funcionamiento regular” en el comunicado de los profesores citado en el párrafo anterior.

En el totalitarismo neoliberal que estamos viviendo el Poder está intensificando su ofensiva contra aquella parte de la sociedad que resiste a la imposición de sus planes. Esta ofensiva tiene varias facetas. Adonde no llega el estilo de vida, la desinformación, la propaganda, el control del pensamiento, llega la criminalización de cualquier acción política colectiva o no, la represión directa y la aterrorización de los que no se conforman con esta realidad horrorosa que se pretende imponer en las escuelas, en las universidades, en los lugares de nuestra esclavitud asalariada, en los espacios públicos, en Internet, en todas partes.

Lo que está intentando realizar el Régimen en las escuelas es mucho más que una mera “obstaculización de la labor educativa”. Es la primera vez después de la Dictadura no encubierta (1967-1974) que directa y abiertamente las fuerzas represivas se hacen cargo del funcionamiento de las escuelas. El mensaje intimidatorio remitido por los gobernantes a los estudiantes es claro: “Somos los señores de vuestra vida. Como os atreváis a tomarla en vuestras manos, a hacer ocupaciones, huelgas, manifestaciones y en general cualquier acción que ponga en peligro el estatus quo actual, os vamos a castigar y reprimir de cualquier manera nos parezca adecuada. El mensaje remitido a sus padres es igual de claro, poniendo en el punto de mira de la represión a ellos también, e indicándoles el camino de la sumisión.

Sin embargo, lo que no toman en consideración los soberanos y los agentes ejecutivos de sus planificaciones es que quien siembra vientos recoge tempestades. Ya han caído las primeras gotas de la tempestad que está por venir.

El texto en portugués.

2 comentarios para “La Democracia acusa a estudiantes de secundaria de delitos graves y les prohíbe presentarse a los exámenes de selectividad por haber participado en ocupaciones”

Deja un comentario

*

Archivo