Hoy, 14 de febrero de 2017, ha comenzado en un tribunal de Atenas el juicio del partido neonazi Aurora Dorada. El juicio tiene que ver con varios casos asociados con agresiones de batallones de asalto de esta banda. El inicio del juicio fue marcado con una carga policial contra los antifascistas que se encontraban dentro de la sala del tribunal.

En concreto, el primer testigo que fue llamado a testificar declaró que no iba a hacerlo si no asistían al juicio los antifascistas a los que la Policía había prohibido ilegalmente la entrada en la sala del tribunal. En cambio, la Policía permitió la entrada a todos los fascistas, miembros de Aurora Dorada que la habían solicitado. Entre ellos había varias escorias acusadas de haber participado en agresiones realizadas por los batallones de asalto neonazis del Pireo.

La testificación del primer testigo fue sucedida por un intercambio de lemas entre los neonazis y los antifascistas que habían logrado entrar en la sala de los juzgados en la cual se celebraba el juicio. En aquel momento los dos grupos estaban separados por maderos de las llamadas fuerzas antidisturbios. Al rato, otro escuadrón del mismo equipo de maderos entró en la sala por la puerta más próxima a los antifascistas, los rodeó y se puso a golpearlos con rabia. La carga policial fue recibida con aplausos y consignas por los neonazis, quienes, no obstante, se vieron forzados más tarde a salir de la sala, cuando ella fue evacuada.

Los maderos no se limitaron a la represión directa y violenta de los antifascistas. Algunos de ellos los estuvieron grabando durante toda su estancia en la sala. Las escorias antropoides de Aurora Dorada no se limitaron a gritar lemas y a aplaudir a sus amigotes y colaboradores durante la carga contra los antifascistas. Algunos de ellos se dirigieron a la madre de Pavlos Fyssas, músico antifascista asesinado hace cuatro años por un batallón de asalto neonazi, preguntándola “¿dónde está tu hijo?”.

El texto en portugués.

Deja un comentario

*

Archivo