Ioánnina: Reocupación del edificio de la okupa AntibiosiEl 18 de enero de 2015 un grupo de unas ochenta personas procedió a la reocupación de la okupa Antiviosi en la ciudad de Ioánnina. La okupa estuvo en funcionamiento desde 2008 hasta el 29 de agosto de 2013, fecha en la que fue desalojada por las fuerzas represivas del Estado griego. A continuación publicamos el texto del cartel que se pegó en las paredes de la ciudad después de la reocupación, así como el texto del comunicado de la okupa sobre su reocupación.

El texto del cartel

Estamos aquí, porque nuestras ideas y nuestros valores nunca han sido desalojados. Las luchas contra el Poder siempre estarán enfrentadas a sus planes voraces. Los que creen que habían acabado con nosotros están equivocados.

Okupa Antiviosi

El texto del comunicado

Desde que el ser humano comenzó a usar la tierra para fines de lucro y para beneficiarse de ella, y no para la satisfacción de las necesidades colectivas, apareció el concepto de la propiedad, la cual, a continuación, aparte de la tierra se extendió a los bienes, los edificios, los medios de producción, e incluso a las personas. Fue delimitada con unas fronteras imaginarias o existentes, y los que la poseían la defendieron usando todas las formas de violencia posibles. A través de la propiedad se hace posible la acumulación de la riqueza y del Poder, se hace posible la creación de una sociedad basada en la desigualdad y dividida en clases, la de los potentes y la de los débiles, la de los opresores y la de los oprimidos, la de los privilegiados y la de los no privilegiados. De esta manera, el concepto de la propiedad es la estructura fundamental del sistema capitalista.

Para proteger (salvaguardar) esta acumulación de riqueza y de Poder, el Estado se vale de varios mecanismos de reactivación del pensamiento y de la acción de la sociedad. Sobre todo a través de la educación, la religión, el ejército y la constante propaganda de los medios de desinformación masivos, trata de crear personas disciplinadas y obedientes, que no se aparten de los ideales nacionalistas, militaristas, racistas, religiosos, de género y sexistas, teniendo como objetivo postrero que la vida de estas personas sea concordante con las expectativas predominantes, que actúen de una manera individualista, que sean productivas, que estén agachadas ante el patrón, y que nunca pongan en duda este sistema de jerarquización de las vidas humanas. Contra cualquier persona que no se conforma con este modelo de vida y que reacciona, para cualquier persona que no quiere ser ni opresor ni oprimido, y que lucha contra esta forma capitalista de la sociedad, vienen los mecanismos represivos más vengativos del Estado: la Policía, los jueces y las prisiones, normales o “de máxima seguridad”.

Nosotros, considerando que somos segmentos luchadores de la sociedad contra todo esto, no podemos dejar de cuestionar activamente el concepto de la propiedad. Por lo tanto, hemos optado por proceder a una ocupación en la cual podamos albergar y satisfacer diariamente nuestras necesidades y deseos, oponiéndonos a la condición capitalista. Estas necesidades son el alojamiento tanto de personas como de colectivos o grupos que necesiten articular discurso y celebrar eventos y acciones hostiles a la estructura existente de la sociedad y del Estado. Para nosotros es apremiante la necesidad de la existencia de un lugar en el que puedan coexistir las personas que se ven afectadas de esta ofensiva, y que a la vez luchan contra el Sistema y contra todas las formas de explotación y de Poder. Por lo tanto, no queremos que esta ocupación sea utilizada como un oasis de libertad artificial, o sólo por las que vivan en ella, sino como un centro de lucha que tenga interacción diaria con el barrio y la comunidad local, cuyo objetivo sea la liberación individual y social.

A través de esta ocupación, queremos proponer el modo de vida colectivo entre compañeros, lejos de los pisos y los apartamentos – jaulas que nos mantienen alejados, la solidaridad entre los oprimidos frente al individualismo, y la auto-organización de nuestros procesos y nuestras luchas, sin ningún tipo de jerarquía, delegación y mediadores. Queremos hacer frente a las relaciones mercantiles y a la lógica del beneficio, que alienan nuestra vida. No queremos que la existencia humana sea evaluada en función del origen de las personas, de su sexo, de su aspecto físico, de su sexualidad, de su educación o de sus habilidades, por lo que cualquier comportamiento racista, sexista o propio de un líder, no va a tener cabida en esta ocupación.

En un intento de varios compañeros y compañeras de recuperar el tiempo y el espacio perdidos, hemos optado por proceder a la reocupación del edificio del viejo hospital “Hatzikosta”, donde durante cinco años había estado albergada la okupa Antibiosi hasta el 29 de agosto de 2013, la cual fue desalojada dentro de un ambiente de represión de muchas okupas a nivel nacional, siendo puestas en el punto de mira como “focos de ilegalidad”. A pesar de que los desalojos dejaron atrás unos edificios en ruinas, no lograron eliminar el significado de las relaciones sociales que se desarrollaron dentro de estos, y el cual constituye el punto de partida para la creación de nuevos proyectos. No nos preocupan las varias declaraciones sobre el aprovechamiento de los edificios del viejo hospital “Hatzikosta” como un centro de salud-modelo, como guardería o como oficinas de administración, ni los juegos políticos de sensacionalismo, expresados con un discurso derechista o izquierdista. En particular, en esta coyuntura, no nos importa quién tiene en sus manos el Poder. Nosotros estamos frente al Estado, a los capitalistas y a sus siervos, y continuamos luchando contra ellos.

¡Antiviosi seguirá siendo una okupa!

El texto en griego, portugués.

Deja un comentario

*

Archivo