El 27 de noviembre de 2017, después de cinco aplazamientos, comenzó el juicio de Nuriye Gülmen y Semih Özakça en las cárceles Sincan de Áncara. Nuriye no estuvo físicamente presente en el juicio por estar hospitalizada. Su estado de salud no le permitió salir del hospital y trasladarse a la cárcel donde se celebra el juicio. Se conectó por videoconferenci e hizo unas declaraciones sin contestar a preguntas.

El fiscal pidió la excarcelación de los dos docentes en huelga de hambre, pero los jueces rechazaron esta solicitud del fiscal. Esto es algo que sucede por primera vez en la historia del Estado turco en casos semejantes. La excusa del rechazo fue una información falsa de que algunas personas estaban preparando cócteles molotov en el piso de Nuriye.

El 1 de diciembre Nuriye y Semih llevarán 268 días en huelga de hambre. Según los médicos que los atienden el estado de su salud es crítico. Toman azúcar, sal, agua, té y vitamina B1. Nuriye pesa tab sólo 33 kilos. Semih también está muy debilitado.

En huelga de hambre, en solidaridad con los dos docenes, están Esra Özakça, la compañera de Semih (187 días), el 67añero Feridun Osmanağaoğlu (105 días), miembro de la Asociación de Padres de Presos Políticos, y el 72añero Mehmet Güvel (148 días), miembro de la misma asociación.

El Comité de solidaridad con los presos políticos en Turquía y Kurdistán, llama a una concentración fuera de la embajada de Turquía en Atenas, en solidaridad con Nuriye Gülmen y Semih Özakça. La concentración se realizará el 1 de diciembre de 2017, desde las 10:30h hasta las 12:30h (durante la celebración del juicio de los luchadores en huelga de hambre) fuera de la embajada de Turquía en Atenas, en la esquina de las calles Vasileos Georgiou y Rigillis.

El texto en portugués.

Deja un comentario

*

Archivo