El miércoles 23 de agosto de 2017 unos diputados del partido neonazi Aurora Dorada llegaron a la isla de Creta para celebrar un evento en la capital de la isla Heraclión. Como ha sudedido en el pasado en casos semejentes, la fecha y la hora de la celebración del evento se hicieron públicas dos días antes, pensando que de esta manera se evitaría la realización de una manifestación antifascista.

Sin embargo, apenas los antifascistas de la isla de enteraron de la llegada de los diputados neonazis, unos 130 de ellos realizaron una concentración en el barrio de Alicarnaso, donde se celebraría el evento fascista. La concentración duró unas tres horas. Según el comunicado que emitieron los antifascistas de Heraclión, la gente de este barrio reaccionó de manera positiva al ver a los antifascistas manifestándose contra la presencia de los nazis en la ciudad, en una isla que sufrió muchísimo durante su ocupación por las tropas alemanas en la segunda guerra mundial.

Cuatro escuadrones de las llamadas fuerzas antidisturbios, unos veinte maderos motorizados y unos cuantos vestidos de paisano se alinearon en torno al sitio en que estaban reunidos los fascistas. A pesar de que no fue posible que los antifascistas se acercaran a este lugar, su presencia en la plaza del barrio desalentó la participación de muchos neonazis en el evento organizado por su banda criminal. Una vez más los diputados neonazis (que viajaron desde Atenas sólo para asistir a este evento) se vieron forzados a celebrar un evento sin gente, en presencia de un puñado de lacayos, esbirros suyos y otras escorias y mercenarios.

Deja un comentario

*

Archivo