Con su enésimo acto legislativo el Régimen procedió al cierre de todos los medios de comunicación estatales. En concreto, el 11 de junio de 2013 se comunicó oficialmente el cierre de la Radiotelevisión Griega (ERT). Desde la medianoche del mismo día han dejado de estar en funcionamiento 5 canales televisivos (de los cuales uno es digital y otro es internacional), 29 emisoras de radio (7 en Atenas, 3 en Tesalónica y 19 en varias regiones del país), 2 orquestas (una sinfónica y otra de música moderna), una página web, una revista y el archivo digital de la Radiotelevisión.

Esta acción del gobierno griego no sorprendió a nadie, ni siquiera a los adictos a la desinformación dentro y fuera de las fronteras del país. Se trata de una tentativa más de saquear el país y de eliminar cualquier concepto de espacio público. No tenemos ilusiones falsas sobre el papel que han tenido todos los medios de desinformación y propaganda estatales. Tampoco vamos a defender “la faceta positiva” de la televisión que no es privada y de la que carece del todo la televisión privada: reportajes, documentales, programas culturales y educativos e.tc. No obstante, no podemos dejar de ver en este cierre un paso más en el plan neoliberal de la privatización de todo lo que nos rodea, de la abolición de todo lo que tiene algo de carácter público, de la imposición del totalitarismo moderno.

Con un acto legislativo cuatro ministros echaron a la calle a 2.600 trabajadores, sosteniendo que cobran unos salarios altos, cuando unas decenas de altos ejecutivos y periodistas cobran más de lo que le cuestan al presupuesto de la corporación radiotelevisiva más de 2.000 trabajadores. Así los títeres del Capital trasnacional han cumplido con las exigencias de la Troika de 2.000 despidos más en el sector público hasta finales de julio y 15.000 en total hasta finales del próximo año. Los mercenarios del Régimen tienen la osadía de andar diciendo que la ERT es un medio increíblemente derrochador, al tiempo que los bancos van concediendo una infinidad de préstamos a los dueños de los medios de desinformación privados, en el marco del mecanismo de apoyo del país. Es decir, que los mass media se nutren del pueblo griego.

Señalamos que la Radiotelevisión Griega es rentable, por oposición a la gran mayoría de los mass media privados. No queremos evaluar los bienes públicos con términos del mercado capitalista. Algo semejante sería inhumano y absurdo. Simplemente nos hemos referido a lo de la rentabilidad de la Radiotelevisión Griega para demostrar lo absurdo de los argumentos del Régimen.

Se han acordado muy tarde los dignatarios del Régimen del despilfarro, de la mala gestión y de la opacidad de la ERT. Ellos son los que han creado y los que se han beneficiado de estos fenómenos. Ellos son los que utilizan el Estado y sus corporaciones para sacarle los cuartos. Ahora quieren deshacerse de la Radiotelevisión Griega para montar un nuevo organismo, que según el mismo ministro no será público. Este organismo privado contará con el archivo y la infraestructura de la ERT, el cual se le venderá por unas migajas, al igual que lo que pasó en la privatización de la Compañía de Electricidad y la Compañía Telefónica estatales. En este nuevo organismo privado los esclavos asalariados que se van a contratar van a cobrar unos sueldos basura.

Se han acordado muy tarde los dignatarios del Régimen de la financiación de la ERT (mayoritariamente) del impuesto que se cobra con la recibo de electricidad. Son los mismos que durante tantos años han estado a favor de este impuesto, los que han votado por este sinfín de impuestos, tributos y contribuciones que tiene que pagar el súbdito del Estado griego. Y serán los mismos que votarán a favor de la imposición del mismo impuesto cuando hayan terminado con la tarea de la privatización de la ERT.

Es la enésima vez que el Régimen de la Democracia no guarda las apariencias. El primer ministro y sus amos gobiernan con decretos y actos legislativos. No estamos a favor de la normalidad democrática y del respeto a las leyes de un sistema político y social que favorece la explotación y la opresión. Simplemente señalamos que los límites entre la Democracia y la Dictadura son de permeables a inexistentes. Últimamente el Régimen nos está enseñando su verdadero rostro, un rostro cruel e inhumano.

Desde el 11 de junio la mayoría de los trabajadores de la ERT se encuentra en el interior de la sede de la corporación. La tele emite un programa de información en directo las 24 horas por internet y  a través de otros canales y páginas web. Decenas de miles de personas están reunidas durante dos días fuera del edificio de la sede de la ERT en Atenas, y fuera de las sedes locales en varias ciudades griegas, protestando contra esta decisión de carácter fascista del gobierno tripartito. Si la orden fue dada por el primer ministro y el acto legislativo fue votado por cuatro ministros, los otros dos partidos que participan el gobierno en la práctica la consintieron.

La resistencia a la ofensiva que han desatado el Estado y el Capital contra los de abajo es ya literalmente una cuestión de vida o muerte.

Fotos y vídeos de las manifestaciones: Atenas 1, 2, 3, Patrás.

Un comentario para “El Régimen cierra todos los medios de comunicación estatales”

  • Invasión de la Policía en las instalaciones de la Radiotelevisión Griega ocupada por sus trabajadores | greek_independent_news:

    […] sobre el cierre de la ERT el junio pasado podéis leer aquí. Más información sobre la escandalosa concesión del control absoluto de la televisión digital a […]

    Responder

Deja un comentario

*

Archivo