Historias de desinformación, parte V: como los medios desinformativos en Grecia presentaron y manipularon de una manera torpe y descarada los hechos del ataque incendiario a la zona minera de Calcídica.

Publicamos esta historia de desinformación con varios meses de posterioridad a los sucesos. Su publicación no se hace a destiempo. Diez meses después, el Régimen sigue con las acusaciones, retenciones preventivas, detenciones, imputaciones, enjuiciamientos, y todo tipo de terrorismo contra los habitantes de Calcídica que se oponen a los planes desastrosos del Estado griego y del Capital local y trasnacional de instalar minas de oro y destruir el medio ambiente de la provincia.  

El 17 de febrero de 2013 un grupo de unas cincuenta personas enmascaradas irrumpió en la zona de obras mineras vallada de la empresa Elinikós Jrisós (Oro Griego) en el monte Kákavos, en el noreste de la provincia de Calcídica, y prendió fuego a los contenedores, los vehículos y una parte de las instalaciones. Esta empresa es filial de la multinacional El Dorado Gold, la cual, con el apoyo del Estado griego y los aparatos paraestatales, pretende instalar una minería de oro en esta montaña.

Desde el primer momento una gran parte de la población local se ha opuesto a este megaproyecto del Capital trasnacional y del Estado griego. Varias veces durante el último año la lucha de este movimiento anti-minero en contra de la destrucción del medio ambiente de la región ha sido reprimida por las fuerzas represivas del Estado y por los aparatos paraestatales que se han puesto al servicio del Capital.

Dejaremos de lado el hecho de que los medios de desinformación griegos han silenciado la represión de esta lucha. Dejaremos de lado el hecho de que los mismos mass media tratan de silenciar las consecuencias que tendrá este megaproyecto en la tierra, las aguas, y en general los ecosistemas de Calcídica. En esta historia de desinformación veremos como los mass media y sus lacayos presentaron este ataque incendiario. Nos limitaremos a unos cuantos de ellos, ya que una vez más lo dicho o escrito en los canales televisivos, emisoras de radio, páginas web y periódicos presenta una curiosa semejanza extraordinaria.

Antes de leer esta historia de deinformación, sugerimos leer nuestra entrada relativa sobre el incidente. Más información sobre la lucha anti-minera en Calcídica podéis leer aquí.

¿Qué les pasó a los guardias de las instalaciones incendiadas?

Según el canal televisivo Ant1 los guardias de vigilancia son “unas figuras trágicas que estuvieron a punto de perder su vida” ya que “fueron atados y rociados con gasolina”. Con estos comentarios comienza la cobertura de la noticia del ataque incendiario en el telediario de este canal televisivo. La selección de las palabras no es casual. Tampoco es casual el hecho de que se optó por comenzar el telediario con estas frases. Desde el principio la desinformación apunta al inconsciente del telespectador.

¡Es curioso pero estas “figuras trágicas que fueron maltratadas y estuvieron a punto de perder su vida” no confirman lo sostenido por el canal! En el telediario ni siquiera aparecieron estas figuras trágicas de los guardias. Solamente uno de ellos fue entrevistado por teléfono y lo único que se le escucha decir es que le quitaron el móvil y todo lo que llevaba encima… Esta misma persona que según Anti1 corrió el peligro de perder su vida en el ataque incendiario…

Es tan rápida la secuencia de imágenes y discurso y tan desenfrenado el ritmo de este telediario que no te da tiempo de pensar en esta paradoja. Tampoco en que todo lo que se dice no está ni argumentado ni documentado. Tampoco en que no se nos dice nada de nada de los porqués de este ataque. Este es su objetivo: hacerte identificarte con los “pobres guardias”, hacerte sentir miedo desde el principio, así que a continuación rechaces todo lo que se oponga a este miedo bien arraigado dentro de ti, por lo razonable que sea.

El canal televisivo Mega, tanto en su telediario como en su página web, menciona que los guardias “después de ser atados y empapados con un material combustible fueron amenazados con ser incendiados”. Suponiendo que esto haya ocurrido de verás, la pregunta que surge es “¿y luego qué les pasó?”. No hay respuesta a esta pregunta en la página web del canal televisivo. Tampoco habla de lesionados… Lo único que menciona es que uno de los guardias fue trasladado a un hospital, en estado de shock… Guardad este detalle porque como veremos más adelante otros medios desinformativos hablarán de uno, dos, tres o cuatro lesionados.

El periódico “To Vima” pertenece a una corporación privada que tiene una íntima interconexión con el Poder político y económico. En su página web leemos que los que realizaron el ataque incendiario “dieron una paliza, ataron y rociaron con gasolina a los guardias”. Según el mismo periódico, cuatro personas fueron lesionadas y fueron conducidas al Centro de Salud y al hospital local. Como el periódico no concreta quiénes son estas cuatro personas, y dado que ninguno de los incendiadores fue detenido y que los guardias eran cuatro, sacamos la conclusión que los “guardias atados y rociados con gasolina” fueron lesionados. ¿Pero cómo fueron lesionados? Ni siquiera ellos mismos hablan de maltrato o paliza. Entonces por qué lo hace este periódico (y muchos más) en su labor “informativa”?

El periódico “To Proto Thema”, primer diario dominical en circulación en Grecia, nos «informa» que el lesionado era uno. ¿Pero quién era? ¿Era uno de los “guardias rociados con gasolina” del periódico anterior? Bueno, aquí el periódico no lo deja nada claro. Habla de un 27añero y ya está. Ni datos del presunto lesionado, ni en que estado estaba después de su supuesta lesión, ni si fue hospitalizado, ni informes médicos, ni nada. ¿Se trata de una mera omisión o de un mero error? Por supuesto que no. El periódico quiere dejarle al lector la sensación de que se pusieron en peligro vidas humanas.

En el primer párrafo del periódico financiero “Imerisia” llemos que los guardias eran dos y que “fueron inmovilizados por la fuerza, y a continuación fueron atados”. No obstante, en el tercer párrafo de la misma entrada leemos que “cuatro personas del personal de vigilancia de las obras fueron lesionadas. Tres fueron trasladadas al Centro de Salud de Paleojori y una al hospital de Políguiros, siendo bueno su estado de salud”.

En la página web desinformativa newsit.gr leemos exactamente lo mismo que en el periódico anterior acerca del número de los lesionados. Tampoco aquí se concreta si los cuatro lesionados eran los guardias. La página web los llama “personas”. También, nos informamos de que los guardias “recibieron una paliza, fueron atados y rociados con gasolina”. Las palabras textuales de la entrada son exactamente las mismas que las de dos de los periódicos anteriormente mencionados y de otros muchos…No se nos dice de donde se concluye o se deduce lo de la paliza, ¿pero esto es un mero detalle, no?

Otra entrada de la misma página web sobre el mismo tema está titulada: “Testimonios de trabajadores: nos ataron y nos rociaron con gasolina”. Por mucho que nos hayamos esforzado no hemos encontrado ni un testimonio en la entrada relativo con su título, nada que pudiera justificar el título de ella. ¡Los supuestos testimonios son… “fuentes policiales”! ¡Ni siquiera el comunicado oficial de la Policía! En concreto, leemos que “según fuentes policiales, los autores del ataque ataron a dos de ellos y los rociaron con gasolina para intimidarlos, mientras que los otros dos lograron escapar”. Bueno, como no se concreta, puede ser que los “trabajadores” del título altisonante hayan sido maderos o periodistas. O las dos cosas a la vez… Lo de los “testimonios” se limita a una referencia anónima a fuentes policiales…Y esto se llama periodismo e información…

Sin embargo, la misma página web insiste en este tipo de desinformación. El título y uno de los subtítulos de otra entrada suya son: “Testimonios alucinantes de trabajadores: nos ataron y nos rociaron con gasolina para quemarnos vivos”. Otra vez leímos atentamente la entrada entera pero no localizamos ningún testimonio de ningún guardia, ninguna afirmación, ninguna declaración, nada al respecto… ¡Ni siquiera la misma empresa minera sostiene eso, según lo que se lee en la misma página web (y en todas las demás)! Lo único al que alude el título es el vídeo del canal televisivo Mega (publicado en la entrada), en el cual un ejecutivo y un trabajador de la empresa, quienes no presenciaron el ataque, reproducen la desinformación de los mass media, diciendo que los guardias fueron atados y rociados con gasolina. Los testimonios alucinantes del título… Fijaos en que el título está en primera persona plural “…nos ataron y nos rociaron con gasolina para quemarnos vivos”, dando la impresión de que las palabras en cursiva son de los mismos guardias. Si algo es alucinante, esto no es los testimonios inexistentes de los guardias…

En esta versión de la historia los guardias rociados con gasolina son dos, si como hemos mencionado anteriormente, ¡en otra entrada de la misma página web eran cuatro! Más abajo en el mismo artículo leemos que “la información sobre el cautiverio de los guardias no está confirmada por la Policía”… Vaya…

En la misma página web leemos que los que realizaron el ataque dispararon las cámaras de vigilancia. ¡No obstante, en la misma entrada se publica el vídeo del ataque incendiario grabado por las cámaras de vigilancia! En los pocos momentos de este vídeo, sin embargo, en los que se ve algo del ataque incendiario, no se ve nada que pueda sostener lo que nos tratan de colar los medios de desinformación.

En la misma entrada leemos que “según los guardias los autores del ataque dispararon el puesto de vigilancia”. Es otra «información» totalmente falsa que no está basada en ninguna entrevista con ningún guardia, en ningún hecho real, ni siquiera en “fuentes policiales”… Pero estos son unos meros detalles para la propaganda del Régimen.

Según la página web newsbeast.gr un guardia fue trasladado a un hospital con problemas respiratorios, mientras que existe información de otros tres lesionados al recibir una paliza”. ¿A qué el guardia tenía problemas respiratorios? ¿Y lo de la información que…existe, en qué fuentes está basado? Αcaso en…”fuentes policiales”? En todo caso son anómimas, pero como hemos dicho estos son unos meros detalles. !Viva la información!

En la página web madata.gr leemos que “en aquel momento en la zona de las obras se encontraban cuatro guardias. Según la Policía, los autores ataron a dos de ellos y les echaron gasolina para intimidarlos, mientras que otros dos lograron escapar.” Justo más abajo leemos que “cuatro personas resultaron levemente heridas y fueron trasladadas al Centro de Salud local”. Si los guardias “maltratados” fueron dos y los otros dos escaparon, ¿quiénes son las cuatro personas?  ¿Se trata de un mero fallo o de un ensamblaje malo de varios artículos?

¿Pero, qué pasa? ¿Estos periodistas no leen lo que escriben?, podría preguntarse uno. Aparte de lo obvio, es decir que los periodistas no son las personas más cultas del mundo, insistimos en el tema de la similitud entre las publicaciones. Todos los mass media están controlados por la élite económica y política del país. Su objetivo no es informar, sino desinformar: manipular los hechos y tergiversar la realidad según sus intereses. Los periodistas participan conscientemente en esta tarea y son responsables de este trabajo sucio, al igual que sus patrones. Y en la mayoría de los casos se identifican con ellos, con la propaganda de sus medios, con sus métodos desinformativos y con su ideología.

Desde luego, no son pocas las veces que no todos redactan un artículo para publicarlo como noticia. En el mejor de los casos muchos copian, parcial o completamente, artículos o entradas de los líderes de la desinformación, los mass media más poderosos. Otras veces se limitan a publicar los comunicados de la Policía, tal cual o algo modificados. Y por supuesto en los temas más importantes o cruciales es un secreto a voces que la «noticia» les llega ya hecha. ¿Desde dónde? Ciertos sectores de la Policía, la Agencia de Seguridad o de Inteligencia, el gobierno de turno y los varios aparatos paraestatales, con la participación de las grandes corporaciones en el sector de la Prensa, se dedican a esta tarea.

A veces avanzan aún más. Son sus publicaciones hechas con antelación de un hecho las que preparan el terreno para la represión, la aprobación de una medida anti-popular, la aceptación de la política de la Soberanía por la sociedad. Y en este caso abundan los ejemplos.

¿Quiénes fueron los autores del ataque incendiario?

En el telediario del canal televisivo Ant1 los autores del ataque fueron llamados reiteradas veces terroristas, encapuchados, armados, terroristas armados, grupos de personas armadas y encapuchados armados, añadiendo unas cuantas veces que los guardias no tenían armas, sin embargo, ni una sola vez se refirieron a los porqués, a los objetivos de este ataque. El mensaje emitido al telespectador (más bien a su inconsciente) es claro: “¿Tú estás de lado de estos tipos oscuros tan peligrosos?”

En la cobertura de la noticia no se hace la mínima referencia ni a la oposición de una gran parte de la sociedad local a la minería de oro, ni a la lucha auto-organizada, feroz e insistente de ella en contra desu instalación, ni por supuesto a la represión de esta lucha por el Estado y los aparatos paraestatales. Se habló, con la bien conocida generalidad intencionada de la desinformación, de “unos bandos políticos que pretendieron y lograron radicalizar a una parte de la comunidad local”. Esta última fue presentada como una chusma inmadura que se dejó arrastrar por la demagogia ecologista e izquierdista en contra del desarrollo.

En todos los telediarios salieron representantes y trabajadores de la empresa minera, miembros de las autoridades locales, diputados y políticos que están a favor del megaproyecto, pero ni uno de los miembros del movimiento antiminero. ¡Qué raro!

En el canal televisivo Mega el ambiente fue muy similar. Su página web habló de encapuchados pero no tiene ni idea ni de la lucha anti-minera ni de las consecuencias desastrosas que tendrá este megaproyecto para el medio embiente y la vida humana. En la misma página web está publicada una declaración del alcalde de Tesalónica, quién llama terrorista al ataque, sin argumentar y sin explicarnos a quiénes causó terror. El alcalde del municipio local, ex diputado de uno de los partidos de la coalición gubernamental e involucrado en una serie de escándalos, acusa al partido socialdemócrata Syriza (al igual que muchos mass media) de estar detrás de los autores del ataque, sin argumentar o presentar pruebas o indicios que sostengan su acusación. En el mundo de los mass media estas cosas son innecesarias. Recordamos que uno de los accionistas de este medio desinformativo es a la vez uno de los mayores accionistas de la empresa minera “Oro Griego”, filial y títere de la multinacional “El Dorado Gold”.

El periódico To Proto Thema, uno de cuyos ex accionistas está involucrado en el asunto de los 25 contenedores de armas que iban a llegar a manos de fascistas, menciona que uno de los empleados de la empresa minera acusó de autores por complicidad a tres personas, ¡por haberse opuesto a la instalación de la minería de oro y por haber incitado y llamado a protestas y manifestaciones en contra de ella! Señalamos que dos días después la Fiscalía local acusó a una de estas tres personas.

Varios medios desinformativos (las páginas web Newsit y madata.gr, los periódicos Imerisia, To Vima, el canal televisivo Star, y muchos más) hicieron referencia a manchas de sangre, sin hacer la mínima referencia a la fuente de esta “información” y otra vez curiosamente reproduciendo el mismo texto con las mismas palabras y hasta los mismos signos de puntuación… Así que se le quede imprimida al receptor de toda esta oleada de desinformación cuando la Policía detenga a unas personas, sin tener el mínimo indicio de su participación en este ataque. ¿Quién habló del papel sucio de los mass media como colaboradores delas fuerzas represivas? ¿Alguien habló de coordinación y colaboración (por no decir identificación) entre los medios desinformativos y el Poder?

Se podría extender mucho más a las varias facetas del papel sucio que jugaron los medios de desinformación en este caso y en muchos más. No obstante, nos limitamos a lo escrito anteriormente en esta entrada, porque creemos que ya es algo más que obvio cuales son estas facetas, cuales son los métodos que ellos siguen, así como cuales son sus fallos.

Más historias de desinformación de la realidad griega podéis leer aquí.

2 comentarios para “El papel sucio de los medios desinformativos en el caso del ataque incendiario a la zona minera de Calcídica”

Deja un comentario

*

Archivo