De la democracia totalitaria al absolutismo de la Banca.

El viernes 11 de noviembre se completó la farsa de la formación del nuevo gobierno. Las élites europeas y trasnacionales pusieron a su frente a un partidario del neoliberalismo, un hombre leal y confidente de la patronal y la Banca trasnacional.

Este hombre no es un hombre cualquiera. Es un miembro del lobby llamado Comisión Trilateral (Trilateral Commission). Esta Comisión fue fundada en 1973 por el multimillonario David Rockefeller, el banquero Chase Manhattan y por Zbignew Brzezinski, asesor de seguridad nacional del presidente de EE.UU Jimmy Carter. El objetivo de este comité es el fomento de la cooperación continua entre las clase dirigentes en América del Norte, Europa Occidental y Japón (de ahí el término trilateral), a fin de mantener los intereses del capitalismo occidental (y de las empresas multinacionales dominantes…) en el planeta intactos, limitar las conquistas populares a nivel mundial y aumentar el Poder de estas empresas.

Α ver que dice de este lobby Sharon Beder[1]:

“La Comisión Trilateral es un ejemplo del cómo las redes corporativas pueden incorporar ejecutivos de alto rango a gobiernos y administraciones públicas, en alianzas en contra de la democracia. La Comisión Trilateral fue creada para “formar las políticas públicas”, en una época en que la Democracia ponía unos obstáculos fastidiosos a las multinacionales. En 1975, la Comisión Trilateral publicó un informe titulado “La crisis de la Democracia”. Uno los escritores era el conocido reaccionario Samuel Huntington. El informe señalaba que “hoy día algunos de los problemas de gobernabilidad son debidos a la demasiada democracia”. El informe también mencionaba que “necesitamos, de verdad, limitar la democracia” y además, que “el funcionamiento eficaz de un sistema político democrático requiere un grado de apatía (pasividad) y la no injerencia de individuos y grupos (colectivos)”. He aquí el grupo de presión, cuyo miembro es hasta el día de hoy el señor Papadimos, y cuya misión viene justamente a cumplir en Grecia: imponer la apatía al pueblo griego, que está luchando contra las medidas injustas, y “reducir” su derecho a elegir quién lo va a gobernar”.

El fundador y presidente honorario de la Comisión Trilateral, David Rockefeller, explicó el la razón de su existencia, diciendo que “hay que limitar el papel del gobierno. Alguien tiene que encargarse de lo que hacía el gobierno, y las empresas parecen ser las entidades más razonables de hacerlo”. Esto es lo que prevé la agenda del Fondo Monetario Internacional, del Banco Central Europeo y de la Unión Europea, que viene a implementar el Sr. Papadimos. O sea la entrega de todas las funciones de la sociedad griega a las aves rapaces multinacionales, que son prácticamente las mismas que las que lo impusieron, a través del control que ejercen en la Comisión Europea, en la señora Merkel y en el señor Sarkozy.

El 7 de noviembre, los Financial Times escribieron: “…políticos muy conocidos, empresarios y grupos de presión están constantemente debatiendo para localizar a candidatos a cargos ministeriales en el gobierno de unidad nacional”. Así es como se formó el gobierno del Sr. Papadimos, en ausencia del pueblo y con las grandes empresas teniendo un papel clave en él.

Lucas Papadimos era también ex subdirector del Banco Central Europeo. De una corporación no electa, que no rinde cuentas a nadie, y determina su política según las instrucciones que recibe de grupos de representantes del Capital financiero. Tales grupos son el Grupo de los Treinta [1] y la Junta Directiva del BCE. Hay que señalar que dicho señor se refugió en el BCE, habiendo sido destinado por las élites europeas, después del escándalo de la Bolsa en Grecia, en el cual estuvo muy involucrado.

Papadimos cumplía la voluntad política de los bancos que participan en estos lobby cuando era subdirector del BCE. Por tanto, es un miembro probado de la élite bancaria global y sobre todo a ella concibe como su “madre patria”.

Como se puede leer en el artículo de Lucas Papadimos del 21 de octubre en los Financial Times, él no está de acuerdo con la reestructuración (el corte) de la deuda, sosteniendo que los posibles beneficios económicos serán muy menores a los previstos, mientras que cree que este proceso conlleva significantes riesgos para Grecia y la eurozona. De hecho señala que los daños para la familia griega y para los que son deudores, salvo las instituciones financieras, afectarán a la actividad económica y a los ingresos fiscales, ¡mientras que no habrá ninguna pérdida para el FMI, el BCE y los gobiernos de la eurozona que poseen una porción de la deuda griega, debido a razones institucionales, políticas y jurídicas…!

No se debe esperar por lo tanto, que este señor “utilice sus conocimientos y sus contactos en beneficio del pueblo griego”, como andan diciendo los loros del Poder.  Se trata de un representante de la Banca internacional y del Capital multinacional, quien viene de una manera similar a la que los dos grandes partidos burgueses llevaron al Poder al dictador Metaxás en los años 30 con la aprobación de las élites europeas.

Es extremamente auto-humillante para las mismas elites europeas, las cuales aceptan, si no imponen, a la persona que estaba a la cabeza del Banco de Grecia, durante el período en que Grecia tergiversó los datos de sus finanzas públicas con el fin de entrar en el Euro. Este hecho demuestra lo falsa que era la rabia, con diez años de retraso, de los “socios europeos”, por la tergiversación de las estadísticas, la cual, desde luego, no ocurrió sólo en Grecia. Las elites europeas, junto con el liderazgo burgués griego, planificaron la adhesión del país al euro, ahora en común están planificando una nueva desviación de la democracia burguesa, a favor del Capital y en contra de los intereses del pueblo griego.

La misión principal de Lucas Papadimos es la imposición al pueblo griego de la decisión del último convenio de la Unión Europea, que requiere la instalación de inspectores (auditores) de la Comisión Europea (Task Force) y del Banco Central Europeo en todos los ministerios, la gestión del sistema bancario directamente de la Troika (Unión Europea, Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional), así como la realización del proyecto colonial “Sol”, según el cual las multinacionales extranjeras se llevarán energía solar de Grecia para satisfacer sus necesidades de energía en otras partes.

Como un puro defensor del neoliberalismo, se esforzará todo lo posible así que por fin se lleve a cabo el codiciado “desarrollo”… a través de las privatizaciones, de la imposición de una disciplina fiscal que se conseguirá a través de la imposición de una nueva serie de medidas de austeridad inhumanas, las cuales a su vez se intentarán imponer a través de una violenta represión muy “humana”, en contra de toda una sociedad que está sufriendo y está a punto de explotar. No va a existir ninguna referencia, ningún interés en el factor humano. Los que puedan sobrevivir en la dura jungla capitalista que está apareciendo entre nosotros, serán afortunados. Los que no logren hacerlo, serán homenajeados en algún telediario como “los grandes sacrificios del pueblo griego” o “los que han arrimado el hombro por la salvación de la Patria y la Nación”.

Fuentes: parallhlografos.wordpress.com, eagainst.com.

El dibujo es de blogs.publico.es/medina/.



[1] Profesora en la Facultad de Ciencias Sociales, Media y Comunicación de la Universidad de Wollongong.

2 comentarios para “El nuevo primer ministro: el hombre más leal a la Banca trasnacional en Grecia”

  • Manifestación un año después del asesinato de Pavlos Fyssas – Atenas, 18 de septiembre de 2014 | greek_independent_news:

    […] de 2011- 2012, cuyo primer ministro fue el representante del Capital financiero trasnacional Lucas Papadimos. Una fuerza anunciada como anti-sistémica por las entrañas del propio sistema: por el […]

    Responder
  • La situación real de la economía griega |:

    […] cuanto a este último, no se puede dejar de notar la deficiencia total de los gobiernos de Papadimos, Papandreu y Samarás en las negociaciones con los acreedores. Ninguna de las ventajas del país […]

    Responder

Deja un comentario

*

Archivo