El siguiente texto fue publicado en la página web de la Asociación de trabajadores en papelerías, librerías y medios digitales del Ática. El título del artículo en griego es “El Black Friday no es una fiesta, es un evento consumista de mal gusto de la patronal”.

La cadena de tiendas departamentales Public, con demasiado orgullo y mediante una gran campaña publicitaria, informa al público consumidor de que, después de la organización exitosa del “Black Friday” del año pasado, el 24 de noviembre de 2017, trae por segunda vez a Grecia esta “fiesta”, que constiste en un día de ofertas, inspirada en la “fiesta” procedente de EE.UU. Parece que esta iniciativa (más bien esta serie de arbitrariedades) de Public tiene varios imitadores, ya que cada vez más empresas proceden a la organización del “Black Friday”.

Sin embargo, como habíamos señalado el año pasado, merece la pena buscar un poco más qué realmente significa el “Black Friday”, tanto en relación con los hábitos consumistas que está formando, como en relación con la paliza que se dan los trabajadores en los negocios. Citamos la situación caótica que prevalece dentro de los negocios (en Internet hay muchísimos vídeos relativos), incluso las muertes y los lesionados realizados o asociados con ella (10 y 105 respectivamente en EE.UU. durante los últimos años, ver http://blackfridaydeathcount.com). Los consumidores, que puede ser que estén unas horas esperando fuera de los negocios para conseguir las ofertas, llegan a ser pisoteados y a pelearse cruelmente entre ellos. Y desde luego su manía arrastra a los trabajadores, quienes, aparte del mucho e intensificado trabajo impuesto a ellos en el marco del “Black Friday”, tienen que atender-confrontar a los consumidores rabiosos. De hecho, en 2008 un obrero de 34 años de Wal Mart perdió su vida al ser literalmente pisoteado por unos 200 consumistas.

Esta es pues la institución que con tanto orgullo Public ha traído a Grecia y que tantas empresas se han precipitado a adoptar. Obviamente, esta “fiesta” miserable de la patronal no es una excepción. Es una faceta (algo “oscura”) de la ofensiva de los patrones y del sistema capitalista contra nuestros intereses  y derechos laborales, contra nuestra vida y nuestra dignidad. Viene a complementar esta situación tan difícil que estamos viviendo, con los salarios basura y el dinero de ellos que no ha sido pagado por la patronal, con los despidos y el desempleo, con el trabajo de pie, el trabajo en domingo y la tentativa de abolir días festivos como el 2 de enero y el día del Espíritu Santo.

Y si nosotros, obviamente, no tenemos ningún problema con los “precios buenos”, hablando de las “ofertas” de Public en el marco del “Black Friday” (sobre todo en un período de lucratividad para la empresa), sin embargo, no podemos dejar de pensar en los “sueldos basura” que cobran nuestros compañeros de trabajo. Parece que para la patronal de Public los “precios buenos” van junto con los salarios malos-humillantes de los trabajadores. Por nuestra parte, no dejaremos de poner de manifiesto la arbitrariedad de la patronal y de tratar de dar un frenazo a ella.

La imaginación de los patrones en el campo de la explotación laboral es desenfrenada. Así surgió “Black Friday”. Y así sufriremos en el futuro la celebración de aún más eventos semejantes. Por el otro lado, fijándonos en esta situación y en su impacto en los consumidores, nos damos cuenta de que estos buscan unas “experiencias consumidoras cada vez más avanzadas” y nos fijamos en el cómo vienen los patrones a reforzar y “revigorizar” esta “necesidad” de ellos.                                              

Un ejemplo ilustrativo de estas “experiencias consumidoras” son las “noches blancas” (que en algunos barrios y momentos se llaman “noches rojas” o “noches de amor”). Se trata de otra institución miserable, llamada “fiesta”, en el marco de la cual los patrones pretenden extender la jornada laboral, y montan una arena consumista más para los clientes deshumanizados y los pobres trabajadores en el sector del comercio. Se trata de una institución, a la que nos hemos opuesto concientemente, y la cual estamos decididos a bloquear por completo, ya funcionando ésta ilegalmente (como sucede en varios barrios de Atenas) o bajo algún manto de “legalidad”.

Cuán triste (aunque totalmente explicable) es ver a tantas personas preparándose para luchar y “conquistar” las ofertas de electrodomésticos o de videojuegos, mientras que al mismo tiempo se abstienen completamente de la lucha social y de clase por conseguir los medios para poder vivir de una manera decente.

Por nuestra parte, como sindicato obrero, estamos en alerta para poder actuar de todas las maneras posibles, o sea tanto en el marco del movimiento como a nivel jurídico, y bloquear cualquier tentativa de extender la jornada laboral, más allá de lo “legal”. En cualquier caso, como ocurre en EE.UU. y en otras partes, creemos que muy pronto el “Black Friday” significará trabajar desde la madrugada hasta la medianoche.

Dirigiéndonos a nuestros compañeros de trabajo, les querríamos incitar a no hacer nada más que lo que están obligados a hacer. Hay que hacerse claro por todos los medios que nosotros, los trabajadores, nos negamos a ser las víctimas o los gladiadores en la arena consumista que están montando los patrones, quienes no tienen el menor escrúpulo.

Al mismo tiempo, le comunicamos a la patronal de Public y de cualquier otro negocio que organice eventos de tipo “Black Friday”, que tiene que poner fin a estos eventos. En cualquier caso, les hacemos saber que para nosotros ellos son los responsables de cualquier problema que surja, sobre todo a nuestros compañeros de trabajo.

Por último, dirigiéndonos a los consumidores, no podemos dejar de pedirles que se percaten de su responsabilidad y de la situación caótica dentro de las tiendas en estos días y en otros momentos en los que hay muchísima gente dentro de las tiendas. Señalamos que nosotros, los trabajadores, no somos ni seremos los productos del consumo caníbal.

Los “Black Fridays” de los patrones voraces contribuyen a la creación de consumistas deshumanizados y oscurecen aún más las vidas de los obreros.

Asociación de trabajadores en papelerías, librerías y medios digitales del Ática

El texto en griego, portugués.

Deja un comentario

*

Archivo