protesta1protesta3protesta2

Desde diciembre de 2010, la patronal de la emisora de radio del partido «comunista» (KKE), 902 a la Izquierda en FM y del canal televisivo 902 Televisión, ha iniciado una ola de despidos de trabajadores, el número de los cuales alcanza los 21. Va despidiendo cada mes pocos, sin previo aviso, alegando que hay graves problemas económicos a causa de la crisis y la reducción de la subvención gubernamental al KKE.

El lunes, 5 de septiembre, los despedidos realizaron una protesta fuera de las oficinas del partido y de la emisora de radio (fotos), con el apoyo activo de la Unión de Técnicos de Canales Televisivos Privados del Ática (provincia de Atenas). Una delegación de la Unión solicitó una reunión con la patronal, dando con el rechazo rotundo de ella, afirmando que no iba a debatir con nadie. Al mismo tiempo, a pesar de que había sido convocado por la Unión de Técnicos un paro de 8 horas, de 16:00h a 00:00h, los “dirigentes” de la radio 902 decidieron que “por supuesto el programa saldría regularmente, con el consenso absoluto de trabajadores y patronal”.

Algunas de las consignas que se gritaron en la protesta:

– Retirad ya los despidos.

– Vuestro sindicalismo es una estafa, el derecho del obrero llega hasta la puerta (insinuando la puerta de entrada del edificio del partido).

– No a la mentira y a la estafa, ley es el derecho del obrero.

– Ni esclavos, ni rufianes, clase obrera unida y clasista.

El texto que sigue está basado en el comunicado de los despedidos, el cual fue repartido a la gente durante la movilización.

Hasta las elecciones municipales de noviembre de 2010,  el partido andaba diciendo a los trabajadores que lo de los despidos era una mentira empleada para dañar políticamente al Partido Comunista. Poco después, a finales de noviembre de 2010, el director de la emisora, Takis Tsigas, anunció que debido a dificultades económicas, la emisora procedería a despidos masivos y que estas se harían tomando en consideación “criterios sociales” (compromisos familiares, edad, situación económica, etc, de cada trabajador) y no según quién pertenece o apoya al partido, el cual es también el dueño de la emisora. Al mismo tiempo, ¡llamó a los trabajadores despedidos a apoyar al sindicato obrero del Partido «Comunista» Pame y luchar por unos subsidios de desempleo más altos! En el comunicado de los trabajadores despedidos la respuesta dada es indicativa: “Lo hemos percibido como una ironía y un insulto grave, como realmente lo es”.

El comunicado de los despedidos continúa: “Sin que nadie nos explicara los datos económicos con cifras, debatiera con nosotros buscando soluciones y nos informara claramente de lo que sucedía y cómo se podía encontrar la mejor solución para los trabajadores, nos hicieron claro que a partir del 1 de diciembre (¡5 días después de este anuncio repentino!) iban a coger el hacha de los despidos. Hemos tratado de organizarnos por primera vez, porque en la emisora de radio el sindicalismo siempre estaba estrictamente prohibido. Tuvimos una reunión y elegimos un comité de tres compañeros de trabajo, para que pidiera apoyo a la Unión de Técnicos de Canales Televisivos. La patronal del Partido Comunista y de la emisora de radio 902 se negó a hablar con nosotros, y nos mostraba que pasaba de nosotros, como trabajadores y como personas.

Como quedó demostrado más tarde, al mismo tiempo la patronal primero envió a nuestra reunión a un hombre suyo a espiarnos, y luego sembró los rumores apropiados para dividirnos. A continuación hizo algo aún peor. Envió a cinco ex compañeros nuestros (teniendo ellos una responsabilidad moral muy grande) a las oficinas de la Unión de Técnicos, y cuando nuestro comité llegó allí para hablar con los técnicos, los había asesorado a decir que el comité no representa a los trabajadores en la emisora de radio 902 y que los despidos eran necesarios. O sea que situó a trabajadores contra trabajadores, obligando a nuestros colegas a convertirse en traidores para que no perdieran su trabajo”.

Los criterios sociales de los que estaba hablando la patronal era una gran mentira, ya que los primeros en ser despedidos con venganza fueron los representantes de los técnicos. Después del 10 de diciembre de 2010 en la emisora se creó un ambiente de guerra contra los trabajadores no organizados en el Partido Comunista. Los superiores los insultaban y los llamaban vagos (cosa que llevan haciendo desde hace muchos años), adoptando la fraseología y la ideología neoliberales sobre el trabajo. Los mismos ordenaron a miembros del Partido Comunista a supervisarlos y escuchar que decíamos entre nosotros.

El partido se justificó, diciendo que la reacción de los trabajadores despedidos contra los despidos era parte de “un ataque al Partido Comunista.”Hubo ataques vulgares a trabajadores, con amenazas, y como se menciona en el comunicado de los despedidos, “tuvieron un tratamiento inhumano contra nosotros, el cual está en contraste total con lo que andan constantemente diciendo en teoría. Nos estaban hablando de justicia y de derechos laborales y hemos notado la peor de las injusticias y venganza, sólo por pedir no perder nuestros trabajos”. Señalamos que de momento ni un miembro del partido ha sido despedido.

Merece la pena citar sin comentarios la continuación y culminación del comunicado de los despedidos en la emisora 902, dirigiéndose directamente a la patronal:

“Si realmente fuerais unas personas progresistas, daríais la bienvenida a nuestro comité, nos enseñaríais vuestras cuentas económicas, nos explicaríais el problema económico de la emisora, nos sentaríamos juntos a la misma mesa para buscar la solución más justa para todos. Y aún más – sin que nunca lo exigiéramos, porque somos unas personas orgullosas y con compañerismo- daríais el buen ejemplo, comenzando (con los despidos) primero por vosotros mismos, los miembros del partido (KKE) y de su Juventud (KNE), por supuesto con criterios sociales, para mostrar que sois diferentes de un típico patrón capitalista, como los que diariamente denunciáis con palabras. Y como hemos trabajado en otros lugares, os decimos es difícil de encontrar vuestro comportamiento en el mercado. La imagen de echar a la calle a trabajadores con hijos, a movilizar a la mitad de la Juventud del Partido «Comunista» de Atenas, “no sea que los provocadores despedidos(o sea nosotros) invadieran las oficinas del partido” y al tiempo entretenerse riéndose junto a los periodistas, será para vosotros un estigma y la mancha durante muchos años.

Nosotros no vamos a parar de revelar la orgia anti-laboral que habéis montado en la radio 902 (hasta que paréis), al mismo tiempo que gritabais “No a los despidos” y os hacíais pasar por grandes defensores de los trabajadores. La daremos a conocer a cuanta más gente podamos, no porque nos hayáis quitado (robado) el pan, o porque tengamos algún mal precedente con en el Partido Comunista o con la radio 902, sino porque nos habéis calumniado, porque nos pusisteis frente a vosotros, como unos supuestos enemigos de la clase obrera, porque intentasteis humillarnos”.

Una vez más queda demostrado que los patrones son los mismos, derechistas e izquierdistas. Por desgracia, ahora lo han sentido los despedidos por el llamado Partido «Comunista», el patrón más cruel e insensible, la mayor muleta del capitalismo.

El correo electrónico de los despedidos: apolymenoi902@hotmail.com

Fuentes: 1, 2, 3.


Deja un comentario

*

Archivo