Según los datos de la Oficina de Estadística Nacional, en el tercer trimestre de 2012 la tasa de desempleo oficial llegó al 24,8%, desde el 17,7% del tercer trimestre de 2011. Los que son considerados desempleados por esta autoridad estatal son 1.230.918. Estos son sólo los que tienen derecho a cobrar el subsidio por desempleo o los que están registrados como desempleados en los archivos oficiales de la Oficina de Trabajo. El número de estos desempleados aumentó un 5,3% con respecto al segundo trimestre de 2012 y un 40,2% con respecto al tercer trimestre del año pasado.

En concreto, según los mismos datos oficiales, en el tercer trimestre de 2011 los desempleados registrados eran unos 870.000 y ahora son más de 1.230.000. En el tercer trimestre de 2011 los que tenían algún trabajo eran más de 4.070.000 y ahora son 3.739.000. Es decir que según los mismos datos oficiales, en menos de un año más de 300 mil personas perdieron su puesto de trabajo.

La tasa de desempleo oficial entre los jóvenes de 15 a 24 años subió al 56,6% con respecto a los hombres y la de las mujeres jóvenes de la misma edad se disparó al 65,4%. La tasa de desempleo entre los hombres de 25 a 29 años ronda el 35% y entre las mujeres de la misma edad llega al 42%. El porcentaje de los que llevan más de un año sin trabajo ronda el 63% de los desempleados. La tasa de paro entre los extranjeros que viven permanentemente en Grecia es un 33,1%, mientras que, como se ha mencionado anteriormente, la tasa de paro oficial para los griegos es un 24,8%.

¿Pero es la tasa de desempleo real tal sólo un 25%?

Primero, hay que aclarar que según lo mencionado anteriormente lo que el Estado llama tasa de desempleo corresponde al porcentaje de los que tienen derecho a cobrar el subsidio por desempleo y los que están registrados como desempleados en los archivos oficiales de la Oficina de Trabajo después de haberse inscrito en sus archivos.

Continuemos contestando, recurriendo a los mismos datos oficiales. Fijándonos en las varias tasas de paro por región, notamos que en la región de la Grecia continental, la región donde Atenas, capital del Estado griego, donde vive el 55% de la población del país, la tasa de desempleo oficial es un 29,6%. En la provincia de Atenas, el Ática, donde vive casi el 40% de la población, la tasa de paro oficial ronda el 27%. También, en la región de Macedonia central, donde Tesalónica, la segunda más poblada ciudad en Grecia, donde vive otro 15% de la población, la tasa de desempleo oficial es un 26,3%.

Veamos ahora quienes no están incluidos en este supuesto 25% de la tasa de desempleo oficial.

Recordamos que en este ficticio 24,8% están incluidos sólo los no cumplen con los criterios (cada vez más estrictos) del Estado y la Troika[1] para cobrar el recortado subsidio de desempleo y los que están registrados como desempleados en los archivos oficiales de la Oficina de Trabajo. Se supone que estos últimos se inscriben en estos archivos como demandantes de empleo, con el fin de encontrar trabajo a través de la Oficina de Trabajo. Muchísimos de ellos, sobre todo muchos de los que llevan años sin trabajo, están ya desesperados y hartos, y no reactivan su inscripción cada mes como es lo debido para seguir estando inscritos en los archivos de la Oficina de Empleo. Como consecuencia de eso, estos desempleados no aparecen en este 24,8%. Así, aparecen más bajos tanto la tasa de desempleo como el porcentaje de los que llevan más de un año sin trabajo.

En este punto queremos mencionar que en el supuesto caso de que un desempleado acepte el puesto de trabajo que se le ha ofrecido, la Oficina de Empleo abona la mayor parte de las contribuciones patronales. Así pues los patrones tienen mano de obra casi gratis. Además de pagarles unos sueldos basura a los esclavos asalariados, se les descuenta a los patrones una buena parte de las contribuciones que tendrían que abonar al Estado. Además, no es la misma Oficina de Empleo la que se encarga de encontrar estos puestos de trabajo. Esta tarea se les ha adjudicado a empresas privadas. De esta manera un montón de parásitos se nutre del Estado y revive la trata de esclavos en su versión moderna.

Los alumnos de secundaria no aparecen entre los jóvenes desempleados de 15 a 24 años de edad en las estadísticas oficiales. Tampoco están incluidos en estas estadísticas los estudiantes en universidades y escuelas técnicas. Y por supuesto, no están incluidos los soldados. Los soldados cobran 9 euros al mes y los reclutas que son suboficiales de 10 a 11 euros al mes…

Veamos ahora quienes están incluidos en este supuesto 75% de los que son considerados trabajadores por el Estado griego.

Los que han trabajado un solo día en el tercer trimestre de 2012 son considerados trabajadores durante este período y no aparecen en las cifras de la tasa de paro engañosas de la Oficina de Estadística. Los que trabajan uno o dos días a la semana cobrando 80-100 euros al mes, son considerados trabajadores y por consiguiente no están incluidos en la tasa de desempleo oficial.

Miles de trabajadores con contratos temporales o de fin de obra, así como trabajadores a tiempo parcial, no cobraron el subsidio por desempleo durante el tercer trimestre de 2012 y no se han inscrito en la Oficina de Empleo como demandantes de empleo, ya que se han dado cuenta de que este proceso es un engaño. Por consiguiente, no aparecen en las estadísticas oficiales. La mayoría de estos se emplea en el sector servicios, en concreto en el turismo. Como este sector va de mal en peor, sus días de trabajo al año son cada vez menos y entre ellos cada vez más son los sin seguridad social. No obstante, son considerados trabajadores por la Oficina de Estadística Nacional y no nunca son incluidos por ella en la tasa de paro oficial.

Los gobernantes se han ingeniado más fraudes y triquiñuelas por hacer aparecer una tasa de desempleo más baja de lo que realmente es y para forrarse ellos y los parásitos que les rodean. Han montado varios cursos y seminarios supuestamente de formación ocupacional para desempleados. En algunos de ellos los participantes no cobran nada. Otros están subvencionados por el Estado o/y por fondos de la Unión Europea. Los desempleados que asisten a estos cursos o seminarios no están incluidos en la tasa de desempleo. En estos seminarios subvencionados, muchos de los cuales son totalmente ficticios, el desempleado recibe una subvención de vergüenza y la mayor parte del dinero se la queda el instituto o la escuela privada que se encarga de la realización del curso. Por ejemplo, por 6 horas de clase al día, 20 días al mes, los participantes en un curso de informática van a recibir (al cabo de unos meses o años…) 200 euros brutos, o sea unos 140 euros netos…

Las cifras no siempre dicen toda la verdad. Y si son manejadas por los gobernantes, sirven para desinformar, desorientar y manipular. No obstante, a través de sus propias cifras manipuladas y confeccionadas el Régimen admite que la cuarta parte de la población no tiene trabajo. La verdad es que casi la mitad de la población está sin trabajo y vive en condiciones de indigencia, y que la mayoría de los asalariados tienen un trabajo mal remunerado y precario, experimentando el terrorismo de la esclavitud asalariada día a día. La verdad es que este sistema social podrido y acabado no puede conseguir un puesto de trabajo, aunque sea de pura esclavitud, a la mitad de la sociedad, al mismo tiempo que los capitalistas, los industriales, los armadores, los banqueros y en general las élites económicas y políticas viven en la opulencia. La verdad es que la realidad es mucho peor que la que nos transmiten las cifras, aunque no sean ficticias o manipuladas.


[1] Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo, Unión Europea.

6 comentarios para “Desempleo: Las cifras no (siempre) dicen (toda) la verdad”

Deja un comentario

*

Archivo