A las 4 de la madrugada del miércoles 10 de abril, la Policía irrumpió en dos casas de habitantes del pueblo de Ierissós, en el noreste de la provincia de Calcídica. Los maderos rompieron las puertas de las casas y detuvieron a dos habitantes del pueblo, por oponerse a los planes del Estado griego y del Capital trasnacional de instalar en la zona una minería de oro.

Las detenciones de los dos luchadores se realizaron de forma extremadamente violenta ante los ojos de sus hijos y los miembros de sus familias. Según los testimonios de los familiares de los detenidos-secuestrados, la Policía ni siquiera les avisó. De repente rompió las puertas de las dos casas (fotos), irrumpió en su interior, detuvo a las dos personas y las condujo a la Dirección General de la Policía de Tesalónica.

Justo después de este nuevo ataque de las fuerzas represivas, los habitantes del pueblo, junto con muchos solidarios de los pueblos del municipio, salieron a las calles y montaron barricadas. Los policías locales abandonaron la Comisaría, temiendo la represalia de los reunidos. De hecho, la gente reunida invadió la Comisaría y arrasó lo que encontró a su paso dentro de ella (foto). El alcalde del municipio local había enviado a unos cuantos esbirros de la empresa minera para que protegieran la Comisaría. Sin embargo, no pudo retener la rabia de la gente de Ierissós, que llevan meses recibiendo ataques por parte de las fuerzas represivas del Régimen.

Por la mañana del mismo día las movilizaciones de los habitantes de la provincia continuaron fuera de los tribunales de la capital, la ciudad de Políguiros. Hoy, 10 de abril, todas las escuelas de Ierissós han permanecido cerradas. En Calcídica la guerra contra la guerra del Estado y el Capital continúa.

Más información sobre la lucha antiminera en Calcídica podéis leer aquí.

Deja un comentario

*

Archivo