El viernes 26 de mayo de 2017 se realizó una acción contra las nuevas medidas en los medios de transporte masivos. La acción fue realizada en una estación de metro de Atenas por estudiantes de tres facultades de la Universidad de Atenas. Recordamos que las nuevas medidas prevén varias formas de control y de vigilancia estrictas, la colocación de barras en los autobuses y en el metro, la instalación de cámaras de vigilancia en el interior de los vagones, la contratación de un cuerpo espacial de vigilantes para los medios de transporte masivos, quienes tendrán colaboración con la Policía, así como la aplicación de la medida del billete electrónico (registrando los datos personales del pasajero y excluyendo a personas del uso de los medios de transporte masivos).

La Policía y los encargados de la empresa privada que tiene a su cargo la explotación del metro trataron de prohibir la concentración dentro de la estación. Los manifestantes hicieron caso omiso de las amenazas y procedieron a la realización de la acción. Se tiraron muchos volantes, se repartieron 1.500 folletos sobre el billete electrónico, y se inutilizaron temporalmente todas las máquinas de validación de billetes.

Las reacciones de la gente fueron varias, algunas positivas, otras negativas, mientras que hubo muchas personas que no mostraron el mínimo interés por el tema. Además de las repercusiones económicas de las nuevas medidas, en la acción se puso de relieve su carácter social. Es dudoso que la mayoría de las personas que participaron en breves diálogos con los manifestantes hayan entendido qué significan las nuevas medidas. Es aún más dudosa la voluntad (de los que reaccionaron positivamente) de luchar por la anulación de las medidas.

Deja un comentario

*

Archivo