El sábado 4 de noviembre de 2017 se realizó enAtenas una manifestación contra las subastas de casas embargadas por bancos , electrónicas o no. Sigue el texto del cartel y del panfleto de las Coordinadoras de colectividades e iniciativas de toda Grecia contra las subastas inmobiliarias.

El texto del cartel:

Movilización en toda Grecia, sábado 4 de noviembre de 2017.

Concentración en los Propileos (de la vieja Universidad de Atenas) a las 12:00h y marcha al Parlamento.

Asamblea del movimiento a nivel nacional en las oficinas de la Asociación de Ingenieros, calle Nikis, 4, a las 15:00h.

Protección real de la vivienda y fortuna del pueblo. No a las subastas inmobiliarias, electrónicas o no. No a las persecuciones y la represión.

Coordinadoras de colectividades e iniciativas de toda Grecia contra las subastas inmobiliarias

El texto del panfleto:

Después del saqueo de los ingresos de la clase obrera, el aumento desproporcionado de la tasa de desempleo, y el ataque a los derechos laborales y sociales fundamentales, el gobierno, la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional, la Banca, el Capital y los depredadores de todo tipo, se están preparando para arrebatar el dinero de la gente que pertenece a los estratos sociales inferiores. Por un lado, algunos lucran cada vez más, y por el otro lado, tenemos desahucios y la pérdida del sudor de una vida entera.

De la avalancha de los “préstamos rojos” no tienen la culpa la familias de clase baja que han cogido préstamos para comprar algún piso o bienes de primera necesidad. Tampoco la tienen los trabajadores autónomos, los dueños de pequeños negocios o los agricultores, que han cogido algún préstamo para poder sobrevivir. La culpa la tienen los bancos con su política de usurero, y los memorándos duraderos impuestos por los gobiernos, la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional, para servir a los intereses del Capital local y extranjero.

Hoy día no hay ninguna protección de la vivienda y la fortuna del pueblo. Ninguna cláusula prohíbe las subastas de las primeras viviendas de las personas. El ministro de Justicia y la coalición gubernamental mienten descaradamente. Con el tercer memorándum, votado por esta coalición, el partido derechista Nueva Democracia y los demás partidos que están a favor de los memorandos en 2015, se hizo más fácil su saqueo por los bancos, el Estado y los hedge funds especuladores. Con el cuarto memorándum (el gobierno) introdujo las subastas electrónicas para superar, como pensaba, el “escollo” del movimiento, para asesurar las ganancias de los bancos, y para crear un nuevo campo de lucro para los mercados.

Frente a esta vorágine, se ha desarrollado ya en todo el país un movimiento de resistencia y solidaridad. A pesar de las calumnias, las persecuciones y la represión que (este movimiento) recibe, ha evitado el saqueo de las casas y la fortuna de la gente de clase baja.

Los que vivimos en este país tenemos derecho al techo, al agua, al suministro de energía, a los bienes sociales. Llamamos a todos los trabajadores, los jóvenes, los afectados por la crisis, a ponerse al lado de sus vecinos, y a no permitir la subasta de ninguna casa, de ninguna tienda, de ningún lote de tierra cultivable. Junto con las colectividades barriales y los sindicatos que participan en el movimiento contra las subastas, debemos oponernos y evitar los desahucios, así como las visitas de los depredadores a casas (de gente que es deudora), protestar en los juzgados, en los bancos, en las oficinas de los grandes notarios.

Movimientos barriales, coordinadoras de colectividades, e iniciativas contra las subastas en todo el territorio del Estado griego, luchamos e reivindicamos:

– La abolición de las leyes sobre las subastas electrónicas

– Una legislación que prevea realmente la protección de la vivienda y la fortuna de la clase baja, con medidas como la eliminación de las subastas de inmobiliarios que son primera vivienda para una persona, la suspensión (eliminación) de las deudas de las familias pobres a bancos, Estado, fondos y municipios.

– La eliminación de las cláusulas de la legislación que limitan los derechos de los deudores, y dan prioridad a los intereses de los bancos, en detrimento de los trabajadores y los fondos de seguridad social.

Ninguna casa en manos del Estado y los bancos. El techo es derecho, no es mercancía.

Coordinadoras de colectividades e iniciativas de toda Grecia contra las subastas inmobiliarias

El texto en griego.

Deja un comentario

*

Archivo