Sigue el texto del grupo de anarquistas y comunistas Contraataque de clase, llamando a una concentración fuera de la embajada de Argentina, con motivo del asesinato del anarquista Antiago Maldonado por las fuerzas represivas de este país.

Honor al anarquista Santiago Maldonado

El 1 de agosto de 2017, en la ciudad Cushamen de Argentina, la Policía cargó contra una manifestación en solidaridad con los Mapuche, los cuales están luchando por la recuperación de su tierra, contra los colonizadores de Benetton. Se trata de una superficie de tierra enorme, de 900.000 hectáreas, comprada por la empresa italiana en 1991, en la cual la empresa cría 250.000 ovejas. En esta zona se produce el 10% del gas usado por la empresa. Durante una redada policial, los gendarmes secuestraron al compañero de 28 años Santiago Maldonado.

La represión de la lucha de los autóctonos (indígenas) de Argentina constituye una de las prioridades del gobierno. “De ninguna manera vamos a permitir una república mapuche en medio de la Argentina”, ha declarado la ministra de Seguridad. La operación policial del 1 de agosto fue planificada y coordinada por un asesor y estrecho colaborador suyo. Ya el junio pasado había arrestado a Facundo Huala Jones (miembro de la comunidad de los Mapuche que había recuperado una pequeña parte de los territorios indígenas que pertenecen al grupo Benetton), ya que había sido dictado contra él en Chile una orden de detención acusándolo de “terrorista”, de haber incendiado una finca y de posesión de armas ilícita.

Las manifestaciones masivas y las acciones combativas requiridas para que regresara vivo Santiago Maldonado, obligaron al gobierno de Argentina a reunirse con el Alto Comisionado para los Derechos Humanos, el cual se fue a Buenos Aires para investigar este asunto, y al juez Otranto a empezar (supuestamente) a investigar el caso del secuestro, a pesar de sus declaraciones iniciales de que “no podemos fastidiar al señor Benetton con tonterías”.

Durante estos meses Santiago Maldonado ha sido el símbolo tanto de la lucha histórica de los Mapuche por la recuperación de sus tierras, como de la lucha de un pueblo entero que pide justicia e igualdad. El secuestro del compañero desencadenó movilizaciones masivas y enfentamientos, ya que despertó memorias de la época de la dictadura (cuando de 1976 a 1983 murieron o desaparecieron alrededor de 30.000 personas), así como del secuestro, ejecución y cremación de los cuerpos de 43 estudiantes izquierdistas por el Estado mejicano en 2014.

Hoy día las furgonetas blancas de la Gendarmería y del gobierno neoliberal y proestadounidense de Mauricio Macri, han sustituido a los Ford Falcon de la Policía Secreta de la dictadura. Hoy día las comisarías y la base secreta de la Gendarmería ubicadas en la finca de Benetton, junto con su guardia armada, han sustituido a los soldados de Videla, cuyo cuartel estaba situado dentro de la fábrica de Ford, y que torturaban a obreros sindicalistas. En Argentina, y en todas partes, el Estado como organización política de la clase burguesa, tiene continuación. Se trata de una continuación histórica de la que se derrama sangre. Es la sangre de los indígenas, de los pobres, de los indigentes, de los trabajadores y de los desempleados. Es la sangre de los luchadores.

El 18 de octubre de 2017 el compañero fue encontrado muerto en un río en Patagonia. Las manifestaciones y los enfrentamientos estallidos en Argentina no son nada más que una justicia mínima frente a la violencia del Capital y de su Estado. Son unas acciones de rabia justa contra la plutocracia y sus bravucones uniformados, y de honor al compañero asesinado.

Santiago Maldonado: ¡Presente! La lucha continúa.

Concentración: martes 31 de octubre de 2017, a las 18:00h, fuera de la embajada de Argentina (c. Vassilisis Sofias, 59).

Contraataque de clase (grupo de anarquistas y comunistas)

El texto en griego, portugués.

Deja un comentario

*

Archivo