Nuriye Gülmen y Semih Özakça llevan 214 días en huelga de hambre en el territorio del Estado turco, contra el estado de emergencia impuesto en Turquía el año pasado, y en general contra el régimen militar y fascista de este país. Después de casi cuatro meses de encarcelamiento y siete meses en huelga de hambre, se trasladaron a un hospital. El 25 de septiembre de 2017, a las 3:00h de la madrugada, las fuerzas represivas del régimen turco trasladaron a Nuriye Gülmen a otro hospital, donde fue ingresada a la Unidad de Cuidados Intensivos. El traslado se realizó de manera violenta, sin el consentimiento de Nuriye.

El 13 de septiembre de 2017, un día antes de su juicio, el Régimen detuvo a todos los abogados de los dos luchadores. El juicio se pospuso para el 28 de septiembre. Dos días antes de la celebración del juicio pospuesto, Nuriye fue trasladada a otro hospital, donde fue sometida a alimentación forzada. Como menciona el Comité de solidaridad con los presos políticos en Turquía y Kurdistán, este cambio radical la conducirá a la muerte o a la discapacidad. El Comité ha avisado que la culpa de cualquier daño ocasionado a la salud de Nuriye la tendrán el gobierno y los médicos que ejecutan dócilmente sus órdenes.

El Comité ha convocado una concentración fuera de la embajada de Turquía en Atenas, el jueves 28 de septiembre de 2017, desde las 10:30h hasta las 12:30h. Este día y a estas horas se realizará en Turquía el juicio de los huelguistas de hambre Nuriye Gülmen y Semih Özakça.

El texto en portugués.

Enlace corto: http://verba-volant.info/es/?p=13055.

Deja un comentario

*

Archivo