Texto de la “Asamblea de estudiantes del ámbito anarquista (Atenas)”, publicado en la página web de la Asamblea con motivo de las movilizaciones de los estudiantes de secundaria. El título del texto original en griego es “A tomar de nuevo la vida en nuestras manos”.

Una vez más los alumnos no están en sus escuelas sino en las calles reclamando la vida y la dignidad que se merecen. Es una vida que vamos perdiendo minuto a minuto dentro de la escuela-opresora. E una dignidad pisoteada diariamente con decenas de pretextos: Eliminaciones de facultades en las escuelas técnicas, escasez de profesores, de material y libros escolares, escuelas sin calefacción por falta de petróleo, desmayos de alumnos por hambre, edificios peligrosos, abuso de poder por parte de muchos profesores, reglamentos escolares muy opresivos, con unas multas igual de opresivas, un sistema educativo basado en los exámenes y el antagonismo, que nos extermina y elimina todo pensamiento creativo y libre, las “clases de apoyo” (en institutos privados) que ya son necesarias y eliminan en la práctica la “educación libre y gratuita”, la presión de los exámenes de ingreso, que nos conduce a todos a un estado de estrés y de agobio, y a algunos, lamentablemente, hasta el suicidio. Reflexionando sobre todo esto (y sobre mucho más que no cabe en una hoja de papel) sacamos la conclusión que tenemos todas las razones para organizarnos como comunidad escolar, y para luchar, en la calle y en nuestras escuelas, reclamando la vida que nos merecemos.

Reclamamos:

– Transporte a la escuela, gratuito y seguro, para todos los que lo necesitan.

– Comida gratis para todos los alumnos

– Financiación de las necesidades de fondos estatales

– Eliminación de la abolición de las facultades de las escuelas técnicas, y poner fin a los despidos de los profesores

– Integración inmediata en las escuelas de los hijos de los inmigrantes-refugiados que lo deseen

– Una comunidad escolar abierta a todos, sin discriminaciones y distinciones

– Bloqueo inmediato a las medidas penosas, como la del trabajo gratuito de los alumnos de las escuelas técnicas como aprendices, rechazo de las propuestas del Comité de Diálogo y de la escuela-calabozo que se nos pretende imponer

No vamos a consentir que nadie manipule nuestras luchas.

Todos sabemos que las concentraciones y marchas estudiantiles, como la del 7 de noviembre, son llamadas por “comités de coordinación de escuelas-estudiantes-escuelas técnicas” e.tc. Al mismo tiempo, sin embargo, parece que nadie sabe algo más de estos “comités”, los cuales, encima, ¡nos llaman a salir a la calle! Nadie sabe dónde y cuándo se realizan sus reuniones, quiénes las convocan, quiénes las organizan, cómo y con qué criterios son tomadas las decisiones en ellas. A pesar de todo eso, estos pocos que participan en las sesiones de estos comités de coordinación sin pedir la opinión de nadie, toman decisiones sobre temas importantes que conciernen a todos-as los-las que participan en las movilizaciones, y los “manipulan” según les convenga. De vez en cuando puede ser que nos hagan el “favor” de llamarnos a alguna asamblea abierta, en la cual siempre se sale con la suya.

¿Por qué tal secretismo? Porque las personas y los grupos como los que están tras las (supuestamente “apolíticas”) comités estudiantiles, quieren actuar como manipuladores y dirigir a sus compañeros de clase a las organizaciones partidistas a las cuales ellos ya participan. Porque los que quieren colarse como unos “meros estudiantes”, en realidad son miembros de juventudes partidistas, cuya línea adoptan. Y para ser más concretos, los que sabe algo de la organización de las movilizaciones estudiantiles y ha optado por no hacer la vista gorda, sabe de sobra que estos “comités” son manipulados por miembros y aleccionadores de la juventud del partido “Comunista” (KNE) y en general por este partido. La razón por la que estas personas no van a admitir (reconocer) nunca sus relaciones con las juventudes partidistas, es porque simplemente si la comunidad estudiantil las supiera, enseguida les daría la espalda y se organizaría para tomar el asunto de la lucha estudiantil en sus manos. Por la misma razón constantemente velan por aislar, silenciar y mofarse de los que tengan (expresen) ideas diferentes de las suyas, de los que se atreva a participar en la lucha expresando sus ideales, y de los que se resistan a la manipulación y el partidismo, informando a sus compañeros de clase de su existencia.

Un ejemplo ilustrativo del cómo estos comités consiguen hacer retroceder nuestra lucha constituyen las características que adquieren (toman) las movilizaciones organizadas por ellos. Las mismas marchas protocolarias cada año, las cuales en realidad son unos meros paseos por el centro de Atenas. Las mismas concentraciones delante del Ministerio de Educación, donde esperamos con paciencia hasta que se satisfagan nuestras demandas de una manera desconocida a nosotros. (En estas concentraciones) los representantes de los manifestantes dialogan con ministros, secretarios generales y alcaldes, y luego salen para confirmar lo que todos sabíamos, o sea que no han conseguido nada. Es algo totalmente lógico, ya que nada se consigue suplicando, por muy alto que gritemos las súplicas.

Si los estudiantes de secundaria no se quitan de encima estos elementos del partidismo y de la manipulación, la lucha y sus demandas justas nunca van a avanzar, sino que seguirán siendo el terreno adecuado para que KNE (y de cualquier KNE) pueda reclutar a miembros y jugar sus juegos micropolíticos.

A luchar por una educación y un mundo diferentes.

Como colectividad de estudiantes de secundaria anarquistas, procedentes de varios barrios y escuelas de Atenas, apoyamos las movilizaciones estudiantiles, participando activamente en la lucha, hasta la satisfacción de sus demandas. Ocupaciones de escuelas, marchas estudiantiles, concentraciones y protestas, acciones de información de nuestros compañeros de clase, intervenciones combativas, enfrentamientos con los maderos: Todos los medios de acción deben ser utilizados en el marco de nuestra lucha, ya que todos (cada uno a su manera) constituyen unos medios de presión necesarios para alcanzar nuestra meta. Como hemos mencionado anteriormente, nada, nunca y en ningún lugar ha sido conseguido suplicando.

Participamos en los movimientos cuyo fin es la satisfacción de las demandas de la comunidad estudiantil, sin embargo, no nos limitamos a eso. Luchamos por una educación realmente libre, a la cual todos y todas tengan acceso y la posibilidad de adaptarla a sus necesidades. Queremos una escuela cuyo epicentro sea el estudiante y sus deseos, no las necesidades del Mercado y del sistema capitalista, y los deseos de los patrones, pequeños y grandes. Hemos optado por organizar, aquí y ahora, nuestras resistencias al sistema educativo (y no sólo educativo), por enfrentarnos al Estado, el Capital y sus protectores. Nos oponemos a la explotación del hombre por el hombre, al Poder y a todas las estructuras jerárquicas. Defendemos los intereses y las luchas de los oprimidos de este mundo contra sus opresores, contra los opresores de todos. Nos oponemos al Estado, a los fascistas y a la patronal, avanzando hacia una sociedad de solidaridad y de compañerismo, en la cual las decisiones sean tomadas por todos de manera igualitaria, hacia una sociedad en la cual cada cual participe en la producción según sus posibilidades, y disfrute de sus productos según sus necesidades. Lo queremo todo para todos. Y lo vamos a conseguir.

Todos y todas en los Propileos (de la vieja Universidad de Atenas), el 7 de noviembre, a las 12:00h.

Satisfacción inmediata de las demandas estudiantiles. Todos y todas en las ocupaciones, las movilizaciones, los enfrentamientos.

Organización y lucha por la revolución social, la anarquía y el comunismo.

Asamblea de estudiantes del ámbito anarquista (Atenas)

El texto en griego, portugués.

Deja un comentario

*

Archivo